arriba Ir arriba

Las autoridades mexicanas han confirmado este viernes la muerte de la española Pilar Garrido, de 34 años, tras efectuar pruebas de ADN a los restos óseos encontrados hace dos semanas. Vivía en México desde hacía tres años, y estaba desaparecida desde el 2 de julio. Su esposo denunció que dos jóvenes la secuestraron cuando el matrimonio y su hijo volvían a casa de la playa. La familia va a pedir otra prueba de ADN en España.

Lucía Vivar Hidalgo, la niña de tres años que estaba desaparecida desde la noche de este miércoles en Pizarra, en Málaga, ha sido hallada muerta en la vía del tren entre este municipio y la localidad cercana de Álora, según han informado fuentes municipales y de la Guardia Civil. Ha aparecido con un golpe en la cabeza, y desde el Ministerio del Interior se apunta a un accidente como principal explicación.

En México, se cumplen 18 días de la desaparición de Pilar Garrido, la española de 34 años supuestamente secuestrada cuando viajaba en coche, por una carretera secundaria, con su bebé y su marido. Las autoridades del país han pedido prudencia después de que, en las últimas horas, algún medio haya lanzado sospechas sobre el papel del marido en esta desaparición.

Las autoridades mexicanas investigan la desaparición de la española de 34 años Pilar Garrido Santamans, en paradero desconocido desde el pasado 2 de julio en el noreste estado de Tamaulipas.

Garrido Santamans es natural de Massalavés, en Valencia, pero residía en México desde hace unos tres años. Su hermana Raquel ha relatado a TVE que el vehículo en el que viajaba la familia fue seguido por hombres armados que pretendían robar el vehículo pero acabaron llevándose a Pilar. La familia ha pedido en redes sociales dirigirse al número de teléfono 088 de la Policía Federal de México en caso de tener cualquier tipo de información sobre su desaparición.

Las autoridades consideran que Garrido Santamans está desaparecida y no lo considera secuestro dado que hasta el momento no ha habido una petición de rescate, lo que resulta muy poco común en casos similares, y no hay indicios de que se encuentre privada de libertad.

Disminuyen las esperanzas de encontrar supervivientes porque ya han pasado dos días desde la avalancha que sepultó por completo el pueblo de Xinmo en Sichuan. Un equipo formado por unos 3.000 rescatistas busca contra reloj a los posibles supervivientes del desprendimiento que el sábado sepultó una aldea de la provincia de Sichuan, en el suroeste de China, que mató a al menos 10 personas y dejó casi un centenar de desaparecidos.

El suceso se produjo después de que se deslizara la parte alta de una montaña que cayó sobre la aldea de Xinmo, en torno a las 6.00 de la mañana del sábado, por las intensas lluvias producidas en la zona.

Los miembros de los equipos de rescate están peinando la zona con detectores de vida y perros rastreadores, pero no se han encontrado nuevos signos de vida. "No vamos a renunciar mientras haya un poco de oportunidad", dijo un rescatista. Sin embargo, según expertos en geología que se encuentran en el sitio, la posibilidad de supervivencia de las personas enterradas es realmente escasa.

La familia del español Ignacio Echeverría, desaparecido en los atentados de Londres del pasado 3 de junio, ha confirmado su muerte. También el Ministerio de Exteriores ha confirmado su fallecimiento. Después de casi cuatro días y falta de información por parte de las autoridades británicas, la familia ha recibido en Londres la noticia de la muerte de este joven español que trabajaba en un banco en la City londinense y que en la noche del atentado, salía del Borough Market tras pasar la tarde patinando con unos amigos.

Los padres de Ignacio Echeverría han viajado a Londres para reunirse con sus hijas y seguir buscando al joven del que no se sabe nada desde hace tres días. El joven español Ignacio Echeverría es una de las cinco personas que continúan sin ser localizadas tras el atentado que el pasado sábado dejó siete muertos y casi medio centenar de heridos en Londres. Además de Echeverría, dos australianas y dos franceses, continúan desaparecidos.