arriba Ir arriba

David Oubel, el hombre acusado de matar brutalmente con una sierra radial a sus dos hijas de nueve y cuatro años en Moraña (Pontevedra) hace dos años, ha reconocido haber acabado con la vida de las dos niñas y ha asegurado estar "muy arrepentido" ante el tribunal que le juzga desde este martes en la Audiencia de Pontevedra. Oubel ha señalado que las personas "a veces" viven situaciones "límite" y se toman decisiones nefastas por las que ha perdido perdón.
 

Una mujer de 37 años ha sido detenida en Las Palmas de Gran Canaria como presunta autora del homicidio de su hijastro de 9 años. La detenida, de nacionalidad china y sin antecedentes policiales, ha reconocido a los agentes haber golpeado en repetidas ocasiones al pequeño, de la misma nacionalidad, hasta causarle la muerte. El padre del niño, de 55 años y de idéntica nacionalidad, también ha sido detenido en relación a los malos tratos previos sufridos por el menor.

Una testigo, compañera de clases de francés de Asunta, ha afirmado sin género de dudas este lunes que la tarde del crimen, el 21 de septiembre de 2013, vio a su padre, Alfonso Basterra, en compañía de su hija adoptiva por las calles de Santiago, lo que contradice la coartada de este, que la semana pasada aseguró que permaneció toda la tarde en casa sin salir. Durante la sesión del juicio de este lunes, varios agentes también han incidido en el comportamiento extraño de los padres en las primeras horas de la desaparición de su hija.

Cinco niños han muerto presuntamente a manos de su familia más directa en agosto. Los menores víctimas de la violencia son diez en lo que va de año, aunque de momento sólo está confirmado el asesinato de un niño de 10 años, a manos de la pareja sentimental de su madre, en Torrevieja, el pasado mayo. Se investigan como posibles casos de violencia de género otros tres sucesos: los asesinatos de dos niños en Casteldefells, perpetrados supuestamente por su padre, que también acabó con la vida de su mujer, antes de suicidarse; el supuesto asesinato en Moraña de dos niñas de 4 y 9 años a manos de su padre y en el Rincón de la Victoria, un hombre permanece también en prisión tras confesar que había dejado morir ahogado al hijo de tres años de su pareja, tras un enfado.  También en prisión se encuentran los padres de un bebé fallecido en julio, en Barcelona, tan sólo 28 días después de nacer a consecuencia, presuntamente de los malos tratos infligidos por sus progenitores. Más suerte tuvo el bebé al que abandonó en un contenedor de basura Mejorada del Campo, en Madrid, supuestamente, su madre.