Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Ataque cerca de un asentamiento judío en Cisjordania. Han muerto dos soldados israelíes y otros dos han resultado heridos. Israel ha reforzado la seguridad en la zona y ha cerrado los accesos a la ciudad de Ramala. Es el último de los cuatro ataques que se han producido esta semana.

Casi una decena de muertos en las últimas horas en un preocupante aumento de la violencia que se une a la siempre complicada situación en la Franja de Gaza donde los enfrentamientos entre el ejército israelí y los palestinos no han cesado desde el pasado mes de marzo.

Precisamente en la Franja de Gaza, el viernes pasado, un francotirador israelí hirió a un niño palestino de cinco años que falleció ayer. 

La UNRWA ha visto cómo su labor se ha ido complicando por el bloqueo que ahoga los territorios en los que se viven refugios Palestinos desde 2006. A esto hay que sumarle la retirada de los fondos estadounidenses, que aportaba 360 millones de dólares al año, y que ha generado serias complicaciones a la organización, que ha tenido que reducir programas en un momento en el que las necesidades se incrementan tras el inicio, hace un año, de la llamada Marcha del Retorno, manifestaciones en la frontera con Israel en las que a menudo se producen disturbios que ha dejado a unas 24.000 personas heridas y más de 200 muertos. La UNRWA advierte ahora del riesgo de radicalización entre los jóvenes. Con la economía en caída libre y un 53% de paro, ese riesgo es mayor, pero Gaza, asegura el responsable de la organización en la zona, es un lugar lleno de potenciales extremistas. Tan sólo una región que busca una oportunidad para salir del desastre.

Nuestra corresponsal, Cristina Sánchez, se acerca a las oficinas de MSF España para los territorios palestinos para conocer su trabajo en Gaza y Cisjordania, con especial interés en los heridos de bala tras las protestas semanales desatadas frente a la valla divisoria y que fueron contestadas con fuego real por parte del Ejército israelí. El responsable de la misión española, Juan Carlos Ramos, nos explica la sitaución sanitaria actual y la respuesta de las organizaciones humanitarias.

Israel ha reforzado la seguridad junto a Gaza después de la muerte de 7 palestinos y un soldado israelí. Hamás habla de operación militar encubierta en la franja y el ejército israelí dice que ha sido un intercambio de disparos.

Nada más conocerse lo ocurrido, el primer ministro Netanyahu adelantó su regreso de París, donde se celebraba el armisticio de la Primera Guerra Mundial. Hamás respondió con el lanzamiento de cohetes, y se ha activado el estado de alerta en la zona,

Israel ha matado en Gaza a un líder de las milicias armadas de Hamás en una operación encubierta en la que han muerto otros seis palestinos y un soldado israelí.

Nour Baraka era el comandante de las Brigadas al Qasam en la zona este de Jan Yunis, al sur de Gaza. Considerado un alto mando, era el responsable de la excavación de túneles, del lanzamiento de proyectiles y de ordenar a francotiradores disparar a soldados israelíes e intentar secuestrar a soldados.

El enfrentamiento ha sido seguido por el lanzamiento de una decena de cohetes hacia Israel que no han causado víctimas.

El primer ministro, Benjamín Netanyahu, que se encontraba en Francia para tomar parte en la Cumbre de la Paz de París, ha regresado a Israel.

El nuevo repunte de la violencia se produce cuando aumentaban las esperanzas que se llegase a un acuerdo de alto el fuego de alta duración entre Israel y las milicias palestinas, en el que media El Cairo con apoyo de la ONU desde hace meses.

Maxima tensión en Gaza. Seis palestinos -uno de ellos un oficial de Hammas- y un oficial israelí han muerto en un intercambio de misiles y proyectiles tras una incursión del ejército de israel en el sur de la franja. El enfrentamiento comenzó cuando un grupo de soldados israelíes fueron descubiertos en plena incursión al sur de Gaza.