arriba Ir arriba

La localidad de Carballeda de Avia, en Ourense, ha sido una de las más afectadas por la oleada de incendios vivida en Galicia. De allí era una de las cuatro víctimas mortales y de allí tuvieron que ser desalojados cerca de 500 vecinos. Pasado el peligro, han vuelto a sus casas y se han encontrado un panorama desolador porque el 70 por ciento de la superficie del pueblo ha quedado arrasada.

Sequía, altas temperaturas, un rural cada vez más abandonado, escasa prevención, incendiarios patólógicos y escasez de medios, según critican algunos. Una combinación letal que se está cebando con los bosques gallegos en este otoño como no se recuerda. En la provincia de Ourense se han localizado 11 incendios, cuatro de ellos en el municipio de Vilariño de Conso.

Una mujer ha sido hallada muerta este domingo, con cuchilladas en su cuerpo, en la localidad orensana de O Carballiño, y los investigadores creen que el responsable es su marido, el cual fue arrestado. A parecer, los hechos se cometieron en la vivienda que ambos compartían, ubicada en la calle Alexandre Bóveda, y los efectivos que trabajan en la averiguación de las causas de este crimen han detenido al hombre, vecino de esta localidad, como presunto autor.

La batalla contra los incendios forestales se ha trasladado en las últimas horas al interior de Galicia después de que la semana pasada el fuego, que ha arrasado más de 7.000 hectáreas, se concentrara en municipios de A Coruña y Pontevedra, más cercanos a la costa. Las tareas de extinción se centran este lunes 15 de agosto en tres incendios que siguen fuera de control, uno de ellos con "situación 2" por su cercanía a núcleos de población, en Pobra de Trives (parroquia de Navea), en Ourense, según los datos facilitados por la Consellería do Medio Rural al mediodía. El fuego, que se declaró este domingo por la tarde, ha calcinado ya 164 hectáreas y una vivienda en la que vivía una familia en Seixo aunque, afortunadamente, no ha habido daños personales.

Varios incendios afectan en los últimos días al norte y este de la península. El de Ódena en Barcelona está a punto de ser extinguido después de quemar 1.300 hectáreas. El de Burgo de Osma en Soria, que sigue activo y ha arrasado ya unas 1.000 hectáreas. Hay también dos fuegos en Asturias, en Tineo y en Cangas de Narcea. El incendio de Latedo en Zamora ha quedado controlado hoy después de ocho días. Y el de Palmés, en Ourense, que ha quemado unas 200 hectáreas. 

Las asociaciones de jueces han mostrado su apoyo a la jueza del caso del hombre que el viernes mató a su mujer en un hospital de Ourense. La Guardia Civil asegura que pidió que se tomaran medidas cautelares contra él pero la jueza se negó al no apreciar indicios suficientes. El hombre continúa hospitalizado en estado grave custodiado por la policía.