Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

El 7 de abril de 2011 nuestra enviada especial a LibiaAurora Moreno, se encontraba en una zona desértica cerca de la ciudad portuaria de Brega, punto estratégico en la guerra entre partidarios de Muamar el Gadafi y los rebeldes. Sin previo aviso y debido a un error de coordinación, cazabombarderos de la OTAN comenzaron a bombardear posiciones rebeldes muy cerca de donde se encontraba nuestra compañera, que lo contó en Radio 5.

En el 70 aniversario de la organización, Carmen Romero, vicesecretaria general de la OTAN, ha recordado en Las mañanas de RNE con Íñigo Alfonso que "es más importante que nunca estar unidos" en una alianza como la de la OTAN y, aunque ha remarcado la diferencia de la coyuntura política actual con la que había cuando se firmó el tratado de adhesión, y ha descartado una nueva Guerra Fría, Romero ha admitido que la situación es "complicada" pero la principal voluntad en la OTAN es la del diálogo.

Este jueves, en EE.UU., reunión de ministros de Exteriores de la OTAN, organización que este jueves celebra su 70 aniversario. La fecha se conmemora en medio de las críticas de Donald Trump a los países miembros de la Alianza Atlántica en Europa por la financiación. Décadas después, el contexto es diferente, aunque no han cambiado las tensiones entre dos enemigos íntimos: EE.UU y Rusia.

La guerra de Libia comenzó en febrero de 2011, cuando grupos opositores a Muamar El Gadafi organizados en el denominado Consejo Nacional de Transición, con el apoyo de potencias de la OTAN como Francia, se enfrentaron a las fuerzas del líder libio. El conflicto bélico estalló poco después de que en Túnez se viviera la llamada "primavera árabe", manifestaciones y protestas contra los poderes establecidos. En Libia el apoyo de la Alianza Atlántica y sus bombardeos fueron cruciales para derrocar a Muamar El Gadafi, que sería localizado con vida y asesinado pocas semanas después de su derrota. Nuestra enviada especial Cristina Sánchez contaba lo que estaba sucediendo en Radio Nacional de España.

Los socios europeos de la Alianza Atlántica quieren convencer a Donald Trump de los beneficios de formar parte de la OTAN. El secretario general Jens Stoltenberg va a persuadir esta semana al líder estadounidense para que no abandone esta alianza militar que, por cierto, conmemora esta semana sus 70 años de vida.

De momento, la Unión ya ha cumplido una de las exigencias de TRUMP: incrementar el gasto en Defensa.

Informa el corresponsal de RNE en Washington, Fran Sevilla.

Trump asegura que Estados Unidos quiere ayudar a Europa pero que hace falta un reparto justo de los gastos de defensa y ha defendido una Europa fuerte. Lo ha dicho tras reunirse con su homólogo francés, Emmanuel Macron en París, donde asistirá al centenario del fin de la primera guerra mundial. Antes del encuentro Trump había calificado de insultantes unas declaraciones en las que Macron urgía a crear un ejército europeo y a defenderse de Rusia, China e incluso Estados Unidos.

La Comisión Europea (CE) ha asegurado este viernes que el malestar de su presidente, Jean-Claude Juncker, en unas imágenes tomadas el miércoles durante la cumbre de la OTAN en Bruselas en las que aparece con dificultades para tenerse en pie, se debió a "un ataque de dolor particularmente agudo provocado por su ciática". En las imágenes, tomadas durante la foto de familia de los líderes de la OTAN previa a su cena de gala, se observa cómo los primeros ministros de los Países Bajos, Mark Rutte, y de Portugal, António Costa, tienen que ayudar a Juncker a bajar los escalones del podio instalado para la fotografía, lo que disparó los rumores sobre si había bebido.

Los miembros de la OTAN han reafirmado en Bruselas su compromiso de gastar un 2% de su PIB en defensa después de que Donald Trump interrumpiese una reunión con Ucrania y Georgia y los forzase a seguir oyendo sus quejas. Trump se ha cebado con Alemania, pero también ha criticado el gasto militar de Bélgica y España, que considera escaso. Pedro Sánchez ha confirmado que España mantendrá el plan marcado por el Gobierno de Mariano Rajoy en relación con los gastos en defensa, intentando alcanzar el 2% del PIB en 2024, pero pide también que se tengan cuenta otras contribuciones en las que España está por encima de la media.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha exigido este miércoles en la cumbre de la OTAN que se celebra en Bruselas que sus socios en la alianza atlántica incrementen el gasto militar hasta el 4 % del PIB, lo que supondría duplicar el objetivo actual, una propuesta que para el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, es precipitada: "Deberíamos llegar primero al 2 %", ha señalado.

El presidente del Gobierno, que participa en la cumbre de la OTAN, ha dicho comprender la demanda de Donald Trump de aumentar la aportación financiera, pero ha reivindicado la contribución de España: "Somos empáticos que plantea la administración estadounidense, pero, para ser justos, es evidente que España es un país fiable, un país comprometido con el vínculo transatlántico y un país activo, muy activo en misiones internacionales".

Donald Trump ha llegado este martes a Bruselas para participar, a partir de este miércoles, en una nueva cumbre de la OTAN, en la que volverá a exigir a sus aliados que incrementen su gasto en Defensa. El presidente de Estados Unidos, que también visitará el Reino Unido, celebrará el próximo lunes un encuentro bilateral con Vladimir Putin en Helsinki.