Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Al menos 80 personas han muerto y decenas han resultado heridas en un doble atentado suicida producido contra un centro de entrenamiento militar en el distrito de Charsadda, cerca de las zonas tribales de Pakistán, al norte del país. Otras fuentes elevan la cifra de muertos a 88. El ataque, que se ha producido 11 días después de la operación de EE.UU. que causó la muerte a Osama Bin Laden, ha sido reivindicado por los talibanes como una "venganza" por la muerte del líder de Al Qaeda.

Al menos 70 personas han muerto y decenas han resultado heridas en un doble atentado suicida producido contra un centro de entrenamiento militar en el distrito de Charsadda, cerca de las zonas tribales de Pakistán, al norte del país, según informa AFP. El ataque, que se ha producido 11 días después de la operación de EE.UU. que causó la muerte a Osama Bin Laden, ha sido reivindicado por los talibanes como una "venganza" por la muerte del líder de Al Qaeda. Fuentes oficiales citadas por la misma agencia han indicado que entre los muertos hay cinco civiles y 65 reclutas militares.

Los gobiernos de Estados Unidos y Pakistán recalcan la importancia de colaborar en la lucha contra el terrorismo, pero ninguno se fía del otro. Y una muestra de esa desconfianza podría ser, Lorenzo Milá, la filtración del nombre del jefe de la CIA en Pakistán. "La relación, la cooperación entre Estados Unidos y Pakistán es muy importante para perseguir a Al Qaeda y otros terroritas", ha explicado el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, que intenta limar diferencias con el gobierno de Pakistán.

Pakistán podría permitir que los investigadores de EE.UU. interroguen personalmente a las tres esposas de Osama Bin Laden, que se encuentran bajo custodia desde la muerte del líder de Al Qaeda, en un gesto que contribuiría a aliviar la tensión entre los dos países. Las tres mujeres fueron detenidas en la operación Gerónimo que mató al terrorista el pasado 2 de mayo en su residencia de Abbottabad, en Pakistán (10/05/2011).

En Pakistán las imágenes han sido recibidas con escepticismo, el jefe de sus servicios secretos ha tenido que viajar a Washington para dar explicaciones. Estados Unidos acusa a los pakistaníes de haber protegido al terrorista, pero ellos contestan que el fallo ha sido de los servicios de Inteligencia de todo el mundo.

El asalto en el que murío Bin Laden ya es un videojuego al acceso de todos en la red. Los internauta puede elegir entre defender el edificio de Abbotttabad en el que se refugiaba el líder de Al Qaeda, o ser parte del comando asaltante. El entorno del juego recrea lo más fiel posible el búnker en el que se refugiaba Bin Laden.