Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Eduardo Zaplana ha pasado su segunda noche detenido, esta vez, en los calabozos de la Guardia Civil de Tres Cantos, en Madrid. Este jueves pasará a disposición judicial en Valencia. Su abogado había pedido su libertad por razones de salud, pero la fiscalía la ha denegado. Zaplana estuvo presente este miércoles en el registro de su despacho en la sede de Telefónica. El exministro de trabajo del PP está acusado de presunto blanqueo de capitales procedente del cobro de comisiones ilegales cuando presidía la comunidad valenciana.

  • Zaplana, detenido este martes, pasó la noche en la Comandancia de Valencia
  • El exministro pide su libertad por la leucemia que padece y la Fiscalía se opone
  • La Generalitat Valenciana se personará en la causa contra el exministro
  • Rajoy admite que no le gusta la detención de Zaplana pero se remite a la Justicia

Agentes de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil han registrado este miérccles el despacho del exministro y expresidente de la Generalitat Valenciana Eduardo Zaplana en el edificio de Telefónica en Madrid en el marco de la Operación Erial, que investiga el presunto cobro de 10 millones de euros en comisiones a cambio de adjudicaciones públicas. De momento hay siete detenidos y tres investigados.

El presidente del Gobierno y del Partido Popular, Mariano Rajoy, ha evitado pronunciarse sobre la detención de Eduardo Zaplana porque no se atreve a "emitir juicios sin datos ni pruebas ni argumentos ni razones". En una rueda de prensa ofrecida en el Congreso tras la aprobación de los presupuestos, Rajoy sí ha reconocido que "es una de las noticias" que no le hubiera gustado que su hubiera producido "nunca" y ha señalado que ambos han "coincidido" como ministros en el Gobierno. Rajoy y Zaplana fueron ministros del Gobierno de José María Aznar. Tras la derrota del PP en 2004, Rajoy, como líder de la oposición, designó a Zaplana como portavoz del partido en el Congreso.

El coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maillo, ha justificado la rápida decisión de suspender de militancia al exministro Eduardo Zaplana tras su detención alegando que era un hecho lo "suficientemente grave como para que el PP tomara una decisión tan drástica en tiempo récord". "Zaplana pertenece al pasado", ha afirmado rotundo Maillo en los pasillos del Congreso, un día después de la detención del que también fuera presidente de la Generalitat valenciana por blanqueo de capitales, cohecho y malversación.

Agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil han trasladado este miércoles a Madrid al exministro Eduardo Zaplana para practicar nuevos registros antes de ponerle a disposición judicial. Zaplana, que fue detenido este martes a primera hora a las puertas de su domicilio en Valencia, ha pasado la noche en la Comandancia de la Guardia Civil en la ciudad, después de que durante toda la jornada se efectuasen registros tanto en su domicilio de la capital como en Benidorm en el marco de la Operación Erial.
 

Eduardo Zaplana permanece detenido en la Comandancia de la Guardia Civil de Valencia a la espera de pasar a disposición judicial. Se le investiga, entre otras cosas, por blanquear presuntamente 10 millones de euros en comisiones durante su etapa como president de la Generalitat a cambio de adjudicar contratos públicos a varios empresarios, entre ellos, a la empresa vinculada a la familia de Juan Cotino, el exvicepresidente del Gobierno valenciano que ha sido citado por la juez como investigado, antes imputado. A las 10 de la noche concluía el registro en el chalet que Zaplana tiene en Benidorm, donde los agentes se han incautado de numerosa documentación. Pruebas que se sumarán a las requisadas durante la operación Erial que comenzaba a primera hora de la mañana del martes en la Capital del Turia, con más de una veintena de registros y varios detenidos.

La Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil ha detenido este martes al exministro de Trabajo y expresidente de la Comunitat Valenciana Eduardo Zaplana, acusado de los delitos de blanqueo de capitales, malversación y prevaricación, así como a otras cinco personas más en la denominada como Operación Erial. Entre los detenidos figura el que fuera jefe de Gabinete de Eduardo Zaplana y presidente del club de baloncesto Estudiantes, Juan Francisco García, y el empresario Vicente Cotino. Asimismo hay una orden de detención contra su hermano José. Ambos son sobrinos de Juan Cotino, que fue director general de la Policía, presidente de las Cortes valencianas y vicepresidente del Gobierno de esa comunidad.

La portavoz del PSOE en el Congreso de los Diputados, Margarita Robles, ha acusado a Ciudadanos de "manchar" la bandera de España cuando respalda a "trayectorias políticas" que tienen una "clara vinculación" con la corrupción. Mientras, la portavoz parlamentaria de Unidos Podemos, Irnee Montero, considera que tras la detención del exministro Zaplana que "ya no hay forma de tapar la corrupción del PP".