arriba Ir arriba

Desde primera hora de este martes, 22 medios aéreos luchan contra el fuego de Llutxent (Valencia) en una zona de difícil acceso. Más de 600 militares, bomberos y agentes forestales participan en las tareas de extinción. Pep Estornell, alcalde de la localidad, ha declarado a los medios de comunicación sentir “tristeza e impotencia” y ha confirmado que el trabajo de los medios aéreos está siendo intenso. Por el momento, el fuego no está perimetrado y siguen desalojadas 2.500 personas. En la región nadie baja la guardia porque solo durante la jornada del lunes se produjeron 11 incendios en la Comunidad Valenciana. 

La primera ola de calor del verano se salda por el momento con seis fallecidos. Un golpe de calor fue el motivo por el que un hombre de 81 años murió este pasado domingo en el hospiital de Don Benito- Villanueva, en Badajoz. Otras dos muertes se registraron en Tarragona, el sábado. Ambas víctimas se encontraban en la calle y sin documentación, por lo que aún no han sido identificadas.

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) prevé para hoy domingo temperaturas en descenso en el interior de Andalucía y, de forma ligera, en Extremadura y ambas mesetas, y ascenderán en el norte de Galicia, Asturias y en Canarias. En general los valores seguirán siendo significativamente altos y en muchos puntos los termómetros volverán a superar los 40-42 grados. En todo el país se espera que continúe predominando el tiempo estable, con cielos poco nubosos o despejados, salvo intervalos matinales de nubes bajas en el norte de Galicia, Asturias, Estrecho, Melilla y norte de Canarias.

El incendio forestal declarado el jueves en Nerva (Huelva), ha sido estabilizado este viernes por la tarde, por lo que la Delegación del Gobierno ha desactivado el Plan 1 de emergencias. Así, los vecinos evacuados de la aldea de Las Ventas han regresado a sus casas, mientras que la carretera A-461 ha reabierto, aunque la forestal HU-6105 continúa cerrada. Los efectivos trabajan ahora para controlar las llama, que, según las primeras cifras, habrían arrasado más de 1.000 hectáreas.

La primera ola de calor de este año en España alcanzará este viernes su ‘techo’ con avisos en 39 provincias de buena parte de la península y Baleares, con especial mención a zonas de Badajoz, Cáceres, Ourense y Pontevedra, que tienen el aviso rojo por temperaturas de 40 a 44 grados.
Solo se librarán de este episodio de altas temperaturas provincias cantábricas (Álava, Asturias, Cantabria, Guipúzcoa y Vizcaya) y mediterráneas (Alicante, Almería, Castellón y Málaga), así como Canarias, Ceuta y Melilla, según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

En Extremadura los incendios de Pinofranqueado y de Cáceres están ya controlados y también el de Jerez de los Caballeros en Badajoz. En Jaén, se ha declarado esta mañana un incendio en el municipio de Jódar y en Huelva el de Moguer está ya bajo control pero preocupa todavía el de Nevar, donde se ha desplazado ya la Unidad Militar de Emergencia (UME).

La UME ya se ha desplegado para trabajar en las labores de extención del fuego en el paraje Sierra de San Cristóbal, en el municipio de Nerva (Huelga).

Se ha llevado a cabo el desalojo preventivo de 22 vecino de la aldea de Las Ventas y las autoridades mantienen cortados varios kilómetros de las carreterra A-461. Las labores de extinción han sido bastantes complicadas durante la madrugada de este viernes por las condiciones meteorológicas.

La ola de calor dejará esta semana temperaturas extremas en la Península y Baleares, con valores que llegarán hasta los 40 grados, aunque en zonas del sur, centro y valle del Ebro se superarán esos valores, que estarán entre 5 y 10 grados por encima de los normales para esta época del año. Tras un mes de julio con temperaturas suaves, esta ola de calor se extenderá hasta el lunes con anomalías también en la temperaturas mínimas, que estarán en general por encima de la media con entre 3 y 5 grados en la mitad oriental y entre 5 y 10 grados en la occidental de la Península, ha explicado la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). Por tanto, el mapa por riesgo de incendios es elevado, sobre todo en el centro y sur de la Península y en el noreste y zonas de las islas Baleares.

Varias investigaciones científicas señalan que en el futuro las olas de calor serán más frecuentes, intensas y duraderas debidas a los efectos del cambio climático. Según un estudio del Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), España está entre los países donde más olas de calor se registran al año y más duración tienen con entre 4 y 5 días de media frente a los 3 y 4 del resto de países. Según la Aemet, esta ola de calor llega con cierto retraso con respecto a años anteriores, provocada por un potente anticiclón durante los meses de junio y julio, que ha dejado temperaturas altas en el centro y norte de Europa con tiempo seco inusual para esas regiones.