Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

En una entrevista, el expresidente francés cuestiona los argumentos con los que los jueces han decidido imputarle por presunta financiación ilegal de su campaña de 2007 con dinero del exlíder libio Muamar Gadafi, ya que asegura que se trata de un montaje impulsado por el clan del exdictador libio para vengarse por liderar la coalición internacional que propició su caída.

La policía judicial cree que el régimen de Gadafi financió la campaña electoral de Sarkozy en 2007, cuando venció a Segolene Royal. Los jueces investigan el caso después de que, en 2012, el diario Mediapart publicara que el expresidente había recibido dinero del dictador libio. Según los periodistas que realizaron la investigación, el propio Gadafi y uno de sus hijos dijeron públicamente que fueron ellos los que ayudaron a Sarkozy a ganar las elecciones.

El exvicepresidente de la Comisión Europea Joaquín Almunia, que ha presentado en Las mañanas de RNE su libro Ganar el futuro. Cómo Europa y la socialdemocracia pueden salir juntas de sus crisis, se ha referido a la detención de Nicolas Sarkozy por la supuesta financiación ilegal de su campaña a la Presidencia en 2007.

"Me parece muy bien que en el Estado de Derecho quien la hace la paga, sea expresidente de la República o alguacil de pueblo. Si se ha financiado ilegalmente su campaña electoral y eso va contra la ley, como debe ser, la justicia tiene que actuar sea quien sea", ha afirmado el socialista.

Decir Quinta República es decir Charles de Gaulle, héroe de la resistencia e inspirador de ese cambio constitucional que en 1958 transformó un sistema parlamentario en uno mixto, muy presidencialista. Desde entonces De Gaulle marca la política francesa. Pompidou, Giscard d'Estaing, Mitterrand, Chirac, Sarkozy y Hollande le han sucedido en el sillón presidencial.

El ex primer ministro François Fillon se ha impuesto este domingo por un gran margen en la primera vuelta de las primarias del centroderecha francés. Con esta inesperada victoria, se postula como favorito para ser el candidato conservador a las presidenciales de 2017, a pesar de que todavía debe enfrentarse a Alain Juppé en la segunda ronda. El expresidente Nicolás Sarkozy, que ha quedado tercero, ha sufrido una dura derrota que le deja fuera de la carrera al Elíseo y que probablemente ponga fin a su larga carrera política.

El triunfo de Fillon, de 62 años, ha sido una sorpresa. Ninguna encuesta auguraba que el ex primer ministro obtendría un respaldo tan importante: el 44% de los votos, 16 puntos más que Juppé y 23 más que Sarkozy. Durante buena parte de la campaña fue considerado como el tercer hombre, pero finalmente ha remontado en las últimas semanas para lograr una victoria de enormes dimensiones.

  • Fillon logra el 44% de los votos, 16 puntos más que Juppé y 23 más que Sarkozy
  • Sarkozy da su apoyo a Fillon y deja entrever que pone fin a su carrera política
  • El ex primer ministro Juppé no se retira y asegura que seguirá en el combate
  • La segunda vuelta de las primarias de Los Republicanos será el domingo 27

El expresidente francés Nicolas Sarkozy ha sido este jueves el principal blanco de las críticas de sus rivales en el primer debate de las primarias del centro-derecha para elegir el candidato a las presidenciales del año próximo, lo que ha permitido salir indemne al favorito de las encuestas, el exprimer ministro Alain Juppé. Aunque el tono general fue distendido y de guante blanco, Sarkozy se ha encontrado pronto en el centro de todas las controversias, obligado a responder a los otros seis postulantes, cuatro de los cuales formaron parte de sus Gobiernos durante su paso por el Elíseo entre 2007 y 2012. El más punzante fue François Fillon, que fue su primer ministro durante los 5 años que estuvo en el poder y que le ha atacado en el terreno político, en el económico y también en el de los escándalos de corrupción. Sarkozy se ha defendido de los ataques, ha tratado de presentarse como un hombre de experiencia, garante de una política liberal que permita recuperar la economía del país y crear empleo y, ante todo, como un candidato íntegro.

Son siete y rivalizan con la ventaja, o no, de conocerse bien. Rodeado de cuatro miembros de sus gobiernos, Sarkozy no logró invertir la tendencia de los sondeos que dan una ventaja de 14 puntos a Alain Juppé. La clave, el discurso más centrista y moderado del alcalde de Burdeos en temas espinosos como el islam, el yihadismo o la inmigración. Juppé habló de su condena por financiación ilegal en 2004, también Copé, que tuvo que dimitir como Presidente de la UMP en el caso Bigmalion, la financiación irregular de la campaña de Sarkozy. Y éste, tras una meditada pausa, defendió su inocencia en diferentes investigaciones. Se ha celebrado el primero de los tres debates que efectuarán los candidatos a primarias del centro derecha, con dos vueltas: el 20 y el 27 de noviembre. Se juegan mucho. Las encuestas apuestan por que el próximo presidente de la República será uno de ellos.

La segunda vuelta de las elecciones regionales en Francia ha frenado en seco el auge del Frente Nacional de Marine Le Pen, vencedora en la primera vuelta. La llamada al voto de socialistas y conservadores ha logrado que se repartan el poder: siete regiones para el partido de Nicolas Sarkozy, y cinco para los socialistas del presidente Hollande, y el primer ministro Valls.

La primera batalla suele ser semántica y las llamadas a la unidad sin fisuras corren riesgo de ser matizadas. Entre los Republicanos, apenas Alain Juppé defiende hacer bloque con el Gobierno. Nicolas Sarkozy se instala unos centímetros más allá, en la amplitud del término "solidaridad" y ha defendido que se imponga un brazalete electrónico a los sospechosos de pertenecer a grupos terroristas. Subyace el reproche no explícito de que el Gobierno no supo tomar la medida de la amenaza, tras los atentados del Charlie Hebdo, y que se ha quedado corto en la respuesta. No se descarta que los Republicanos pidan el despliegue de soldados en Siria.

Con el horizonte de las elecciones del 20 de diciembre, el Partido Popular Europeo ha ensalzado a Mariano Rajoy en la clausura del cónclave de la formación. El presidente del Gobierno ha recibido el apoyo de varios líderes del continente como Angela Merkel, Nicolás Sarkozy, Jean-Claude Juncker o Donald Tusk, y ha defendido que son la garantía del crecimiento y la estabilidad de Europa (23/10/15).

El último pleno del Congreso supone el pistoletazo de salida de la precampaña electoral y el primer gran trampolín para los populares va a ser la celebración este miércoles y jueves en Madrid del congreso del Partido Popular europeo. Hasta 12 jefes de Estado y de Gobierno se dan cita en la capital de España para renovar mensajes, la junta directiva y de paso arropar al presidente Rajoy (21/10/15).

Estados Unidos espió, al menos desde 2006 hasta mayo de 2012, a los tres presidentes franceses que se sucedieron en ese periodo, Jacques Chirac, Nicolas Sarkozy y François Hollande, según los documentos de Wikileaks publicados por Libération y Médiapart.

La Agencia Nacional de Seguridad estadounidense (NSA por sus siglas en inglés) espió a los tres jefes de Estado franceses y a colaboradores próximos como diplomáticos o jefes de gabinete y había reunido los documentos obtenidos de esas escuchas bajo el epígrafe "Espionaje Elíseo".