arriba

Al menos 18 personas han muerto y decenas han resultaron heridas como consecuencia de la gran tormenta de nieve y fuertes vientos que paraliza desde este viernes la costa este de Estados Unidos y tiene a diez estados y a Washington DC en situación de emergencia.

La mayoría de las muertes, 12, se han producido en las carreteras, debido a las peligrosas condiciones provocadas por la nieve, el hielo, los fuertes vientos y la escasa visibilidad.

Otras dos personas han fallecido a causa de una hipotermia y cuatro han perdido la vida mientras retiraban nieve, una tarea que requiere un gran esfuerzo físico, posiblemente por un ataque al corazón.

La primavera ha arrancado con tiempo invernal en todo el país. Hasta 18 provincias se encuentran en alerta por lluvia, viento o nieve. En muchas partes del norte y el centro de la península, la estampa es propia de enero. 

La carretera nacional 111, que comunica La Rioja con Madrid, por Soria, está siendo la carretera más afectada. De momento, permanece prohibido el tráfico a camiones y autobuses y es necesario el uso de cadenas, para turismos. 

El mal tiempo nos acompañará en las próximas horas, aunque la cota de nieve, tiende a subir en las zonas afectadas. 

Las inundaciones conitnúan causando problemas este viernes en el norte de la península. En Tudela, en Navarra, el agua ha llegado hasta el casco viejo de la ciudad y los agentes de protección civil tienen que trabajar en barca para poder rescatar a los vecinos. En Novillas, provincia de Zaragoza, el río se muestra imparable, con una crecida extraordinaria. En el País Vasco, el río Urumea también ha causado inundaciones, pero allí ha dejado de llover y el caudal se normaliza. El temporal que ha afectado al norte de la península, además de lluvia y nieve, está dejando también fuertes vientos. Como los que soplan en la costa de Girona, donde se ha activado la alerta naranja.

El río Arga baja con muchísimo caudal a su paso por Pamplona y  amenaza con desbordarse. De hecho, el Ayuntamiento de la ciudad ha pedido a los vecinos de la zona que retiren sus vehículos de los garajes. Y en Pirineos hay alerta roja por nevadas, tanto en Navarra, como en Lleida, y especialmente en Huesca, donde la previsión es que se acumulen hasta 40 centímetros de nieve.

Más de 150 personas que se habían quedado atrapadas en la Estación de los Llanos del Hospital, en Huesca, han conseguido salir esta mañana con la ayuda de la Guardia Civil. Aún así varias carreteras de la zona siguen cortadas por riesgo de aludes.

Las nevadas que han caído en las últimas semanas y la mejoría del tiempo hacen que las estaciones de esquí de toda España estén en perfectas condiciones. Va a ser de nuevo un fin de semana con muchos esquiadores y muchos de ellos se han decidido a celebrar San Valentín en Sierrra Nevada, con los esquís puestos y más de cien kilómetros esquiables, pero las opciones para festejar son múltiples y se extienden a lo largo de toda la geografía española.

La ola de frío nos deja imágenes como la de la Sierra de la Tramontana, en Mallorca, cubierta de nieve, donde se ha registrado una de las nevadas más copiosas de los últimos años.  O las de la comarca de Liébana, en Cantabria, donde la nieve todavía mantiene incomunicados a  muchos pueblos, aunque en la carretera que presentó los mayores problemas, la A-67, la que une la Meseta con Cantabria, ya se circula con cierta normalidad. Y en la estación de Formigal, el fuerte viento que sopló movió la nieve acumulada en los márgenes de la carretera provocando retenciones de hasta cuatro horas.