arriba Ir arriba

Belén vive una Navidad de tiendas vacías, informa el corresponsal de TVE en la región, Óscar Mijallo. La violencia desatada por la decisión del presidente de EE.UU., Donald Trump, de reconocer Jerusalén como capital de Israel ha afectado al turismo navideño que tradicionalmente visita la Basílica de la Natividad. En la ciudad cisjordana viven 15.000 cristianos, la mitad población, una comunidad que sufre a la vez la ocupación israelí y el hecho de ser minoría entre una población mayoritariamente musulmana. El turismo produce el 75% del PIB de la ciudad y uno de cada cuatro trabajadores vive del sector, pero es muy sensible a la inestabilidad.

Con determinación y gesto serio, Felipe VI se ha dirigido a la nación en el tradicional mensaje de Navidad (ver .pdf) por primera vez desde el Salón de Audiencias del Palacio de la Zarzuela, y no desde su despacho, como hizo en 2016. En la sala se ve a la izquierda una cómoda sobre la que reposa la única fotografía que aparece en escena. Es de don Felipe junto a la reina Letizia y sus hijas, la princesa de Asturias y la infanta Sofía.

El papa Francisco ha recordado el sufrimiento de los niños en "un mundo azotado por vientos de guerra" y ha pedido convertirlo en uno más digno para ellos, en su mensaje de Navidad pronunciado desde la logia central de la basílica de San Pedro. Antes de impartir la tradicional bendición "Urbi et Orbi" de Navidad, el pontífice ha hablado de un mundo "azotado por vientos de guerra y un modelo de desarrollo ya superado que sigue provocando degradación humana, social y ambiental".

La Basílica de la Natividad de Belén es uno de los 54 monumentos, patrimonio de la Humanidad, en riesgo. Está en esa lista desde el año 2012 y allí sigue hoy en día. La Autoridad Nacional Palestina está liderando una operación internacional para conseguir que salga de esa lista. Existía un riesgo real de perder esta basílica, sagrada para 2.200 millones de cristianos, pues veneran allí el lugar donde nació Cristo.