Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Las familias y los amigos de Jorge y Víctor, los dos turistas españoles que permanecen desaparecidos después del naufragio de un pequeño crucero en Indonesia, mantienen la esperanza de encontrarles con vida. El hermano de Jorge se ha embarcado con los equipos de búsqueda para encontrarlo y ofrece una recompensa de 1.000 euros a quien le ayude. Los problemas meteorológicos han impedido que la expedición llegara a la isla a donde creen que pueden haber llegado nadando. 

Víctor García Montes y Jorge de Miguel, son los dos turistas españoles desaparecidos en Indonesia. Su barco naufragó pero tenían chalecos salvavidas y las aguas de la zona son cálidas. Por eso sus familias creen que están vivos y se han desplazado hasta allí para buscarlos en persona. Los equipos de rescate indonesios llevan una semana rastreando la zona, sin éxito. El temor es que la corriente los haya arrastrado a alta mar. Y la esperanza es que hayan conseguido llegar a nado a una isla deshabitada.

Ciento treinta personas peinan la zona del naufragio, incluso pescadores se han unido a la Policía y al ejército en las tareas de rastreo. Dos españoles llevan desaparecidos en estas aguas desde el naufragio del pasado sábado por la noche, cuando el pequeño crucero en le que viajaban se hundió.

Los demás viajeros han logrado sobrevivir agarrados a los restos del barco, primero, y nadando después, entre ellos, una pareja de españoles rescatada por un pescador. María y Rafael son los últimos que vieron a los desaparecidos y no tienen la esperanza de reencontrarse con ellos.

"Nadie va a venir a buscarnos porque nadie sabe que hemos naufragado". Así recuerda Rafael Martínez, superviviente español del naufragio de un crucero el pasado sábado en Indonesia, las palabras del guía que les acompañaba. Su novia María también logró salvarse, mientras que otros dos españoles figuran como desaparecidos, según las autoridades locales, algo que no ha confirmado Exteriores.

Las autoridades de Indonesia buscan a dos turistas que permanecen desaparecidos por el naufragio de un crucero en aguas de Indonseia, aunque el Ministerio de Asuntos Exteriores aún no lo ha confirmado. Dos españoles, Rafael y María, que iban en el mismo barco, nadaron durante siete horas hasta que los rescataron unos pescadores. Los demás pasajeros ya están a salvo y se preparan para volver a sus países. En el barco viajaban 20 turistas, la mayoría europeos, y cinco tripulantes.