Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

"Una hora después de que empezara a escorarse el barco, ya sospechábamos que era más grave de lo que nos estaban comunicando por megafonía", se queja Alejandro Míguez, un español que estaba a bordo del buque crucero 'Costa Concordia' que encalló la noche del sábado frente a la isla de Giglio, en Italia. Para este español, el principal problema fue que no había un protocolo claro de cómo actuar en una situación como esa. "El barco estaba totalmente escorado, pero por megafonía insistían en que no pasaba nada, que era un fallo eléctrico y que la tripulación estaba haciendo todo lo posible para subsanarlo. Pero, ¿cómo iba a pasar eso por un simple fallo eléctrico", se preguntaba este turista español (16/01/12).

Uno de los dos cadáveres rescatados este domingo del interior del crucero 'Costa Concordia', naufragado el viernes en la isla de Giglio, pertenece a un español identificado como Guillermo Gual, nacido en 1943, según informa la agencia de noticias italiana Ansa. El otro cuerpo pertenece a un italiano, Giovanni Masia, nacido en 1926. La misma fuente precisa que ambos se encuentran en un hospital de Grosseto.

Los dos cuerpos sin vida han sido encontrados en la parte de la popa del crucero sumergida en las aguas del Tirreno. Con este hallazgo se eleva a cinco el número de víctimas mortales en el siniestro. Los otros tres son un peruano miembro de la tripulación y dos turistas franceses.

Gual formaba parte de un grupo de nueve españoles, casi todos familia, del que perdieron la pista cuando intentaban escapar del crucero, en el que viajaban 4.229 personas.

Esta mañana llegaban en avión a Madrid y a Barcelona, y veíamos escenas emotivas. Casi todos se han mostrado Muy críticos con cómo se hizo la evacuación. Algunos nos han enseñado imágenes de cómo vivieron en el interior del barco los momentos más dramáticos. También los hay que se plantean ya reclamaciones económicas.

Hay equipos rastreando bajo el mar, sobre el barco y en el interior. Anoche rescataban a una pareja de surcoreanos que llevaba un día entero en el interior del buque. Hoy han podido sacar a un miembro de la tripulación. Quedan unos 17 desaparecidos, entre ellos un español de unos 68 años y con problemas de memoria. El Capitán del Barco sigue detenido, acusado de homicidio, de acercarse demasiado a la costa y de abandonar la nave antes que los pasajeros, algo que niega la compañía.

El Costa Concordia, un enorme crucero que recorría el Mediterráneo con 4.200 personas a bordo encallaba anoche en la costa de la Toscana. Algunos testigos dicen que tiene un agujero de 70 metros. Hay al menos tres muertos, 40 heridos y 70 personas no localizadas. En el barco viajaban 177 españoles. Todos están a salvo y empiezan a regresar a Roma, con el susto y la indignación todavía en el cuerpo.