arriba Ir arriba

Una tercera parte de la población de Mongolia son campesinos, y muchos de ellos, nómadas. Su forma de vida, ligada a su ganado y muy dependiente del clima, se encuentra amenazada. Confían en que el presidente del país, reelegido el pasado mes de junio, y que es hijo de un pastor, tenga en cuenta sus necesidades.