Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

El expresidente egipcio Mohamed Morsi ha fallecido en pleno juicio ante el tribunal que le estaba juzgando por espionaje. Al parecer, se desmayó durante la vista y, poco después, falleció. Derrocado en un golpe de Estado del Ejército, era uno de los principales líderes de la organización islamista Hermanos Musulmanes y fue el primer presidente elegido en unas elecciones democráticas tras la primavera árabe. Permanecía en prisión desde su derrocamiento, acusado de seis delitos.

En Egipto, el expresidente Mohamed Morsi ha sido condenado a muerte de forma provisional. Ahora la máxima autoridad religiosa del país emitirá un dictamen no vinculante y el tribunal pronunciará el fallo definitivo el próximo 2 de junio. Sobre Mursi pesa otra pena de 20 años de cárcel por los incidentes de 2012. El tribunal también ha condenado a muerte, de forma provisional, al número dos de los Hermanos Musulmanes, Jairat al Shater, por conspirar contra egipto con militantes islamistas extranjeros. 

Un tribunal egipcio ha confirmado la pena de muerte a, al menos, 183 seguidores de los Hermanos Musulmanes. Entre ellos, está el líder espiritual del grupo, Mohamed Badía. Se les juzgaba por el ataque a una comisaría, en el que murieron varios policías, el pasado mes de agosto. Ocurrió después de que las fuerzas de seguridad desmantelaran los campamentos que los partidarios de Mursi habían levantado para reclamar la vuelta del presidente elegido en las urnas. Mohamed Badía tiene pendiente de confirmación otra pena de muerte. 

La Justicia egipcia adoptó hoy nuevas medidas draconianas y controvertidas con la condena a muerte de 720 islamistas, entre ellos el líder de los Hermanos Musulmanes, Mohamed Badía, de las que 37 son sentencias firmes y el resto provisionales. El muftí de Egipto, máxima autoridad religiosa del país, Shauqui Alam, deberá pronunciar un dictamen no vinculante sobre 683 penas de muerte -una de las cuales es la de Badía- antes de que el tribunal emita un fallo definitivo.