arriba Ir arriba

Manuel Moix ha dicho este viernes que su decisión de dimitir como fiscal jefe Anticorrupción obedece a motivos personales para proteger a su familia, "que no tiene por qué estar sometida a la presión de los medios de comunicación", y también a la institución de la Fiscalía, aunque mantiene que él no ha cometido "ni irregularidades ni ilegalidades".

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha subrayado este miércole que mantiene su "plena confianza" en el ministro de Justicia, Rafael Catalá, y en el fiscal general del Estado y el fiscal Anticorrupción pese a la reprobación que los tres recibieron ayer por parte del pleno del Congreso. Un día después de la reprobación de la Cámara Baja a Catalá, José Manuel Maza y Manuel Moix, Rajoy ha confirmado que no piensa cesarlos, mientras el portavoz socialista, Antonio Hernando, le ha acusado de "vivir en vilo a merced de la corrupción" y le ha exigido que acuda en persona a declarar en el juicio por el caso Gürtel. "Olvídese del plasma", le ha pedido Hernando al presidente del Gobierno, quien por su parte ha replicado al portavoz del PSOE aludiendo a las primarias de su partido, y ha señalado que espera que el próximo domingo llegue "su Pentecostés" y los socialistas "dejen de hacer méritos para que gane uno y no pierda otro".

El ministro de Justicia, Rafael Cataláreprobado por el Congreso con el apoyo de toda la oposición, afirma que "Rajoy es quien debe cesar a un ministro y yo confío en mi presidente". "Sin duda es una declaración de intención del Congreso de los Diputados, pero yo le aseguro que tengo el convencimiento personal e íntimo de que estamos haciendo lo correcto en el Ministerio de Justicia, estamos trabajando por una justicia profesional e independiente y me parece que el planteamiento que se hace en un Estado de Derecho no se puede acusar sin pruebas", explica.

El Pleno de Congreso ha reprobado esta tarde con el apoyo unánime de todos los grupos del arco parlamentario, salvo el PP, al ministro de Justicia, Rafael Catalá; al fiscal general del Estado, Jose Manuel Maza; y al fiscal jefe de Anticorrupción, Manuel Moix. Ante la presencia del propio Catalá, quien ha asistido desde su escaño a todo el debate, la Cámara ha avalado la moción de reprobación presentada por los socialistas contra él por su "responsabilidad política directa" en el caso Lezo y en los nombramientos "a dedo" de Maza y Moix, así como por "poner el Ministerio de Justicia al frente de una estrategia de defensa de los corruptos del PP". Por su parte, el ministro de Justicia ha asegurado que sólo el presidente del Gobierno puede nombrar y cesar ministros.

El fiscal general del Estado, José Manuel Maza, ha manifestado que seguirá ejerciendo su responsabilidad al frente de la institución y ha destacado que "no existe un solo dato objetivo" que le haga arrepentirse de la designación de Manuel Moix al frente de la Fiscalía Anticorrupción, de cuyo trabajo está "satisfecho" y cree que está demostrando "valentía" y "firmeza" para ocupar el puesto. Maza ha comparecido ante la Comisión de Justicia del Congreso por la actuación de la Fiscalía en el caso Lezo, dos meses después de hacerlo ante esta misma comisión por el papel del Ministerio Público en relación a la decisión de no imputar al ya expresidente de Murcia Pedro Antonio Sánchez.

El PSOE ha amenazado este miércoles con pedir la reprobación del ministro de Justicia, Rafael Catalá, por las presuntas "injerencias" en la Fiscalía Anticorrupción en relación al caso Lezo y por su relación con el ahora detenido expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González, si no presenta antes su dimisión. Al respecto, el titular de Justicia ha rechazado que vaya a presentar su dimisión y ha asegurado que seguirá trabajando por "el interés de los ciudadanos", tal y como ha he hecho "en los últimos 30 años". En este sentido, ha alegado que sigue contando con la "confianza" de quien le nombró, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. "Estoy nombrado por el presidente del Gobierno; tengo la confianza de quien tengo que tenerla", ha recalcado.

El PSOE ha anunciado este miércoles de que pedirá la reprobación del ministro de Justicia, Rafael Catalá, por las "injerencias" en la Fiscalía Anticorrupción si no presenta antes su dimisión. En la sesión de control al Gobierno en el Congreso, la diputada socialista Isabel Rodríguez ha instado a Catalá a dimitir este mismo miércoles por el caso Lezo y le ha advertido que si no lo hace, pedirán su reprobación en la Cámara la próxima semana.

Al respecto, el titular de Justicia ha rechazado que vaya a presentar su dimisión y ha alegado que sigue contando con la confianza de quien le nombró, en referencia al presidente del Gobierno. Además, ha vuelto a defender la autonomía de la Fiscalía y ha reiterado que "funciona con eficacia" en la lucha contra la corrupción, y ha puesto de ejemplo el encarcelamiento del expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González.

El ministro de Justicia ha reconocido que le mandó un mensaje a Ignacio González el pasado mes de noviembre. Ha explicado que fue una respuesta cordial a la felicitación por su nombramiento. Rafael Catalá asegura que sus palabras no se referían a "cuestiones judiciales". También ha aplaudido la labor de la Fiscalía Anticorrupción y ha respondido a las críticas de los socialistas asegurando que se están alineando con los "antisistema".

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha defendido en el Congreso que "el Gobierno jamás ha dado órdenes ni instrucciones" a la Fiscalía porque es una institución "libre y autonóma" en alusión a las supuestas presiones en el relevo de la cúpula fiscal y en la decisión de la Fiscalía General de no acusar al expresidente de Murcia en el caso Púnica. Durante su comparecencia ante la Comisión de Justicia de la cámara baja, Catalá ha señalado que el nuevo Estatuto Fiscal otorgará la instrucción de las causas penales a los fiscales y prohibirá que éstos puedan recibir instrucciones verbales por parte de sus superiores.

El ministro de Justicia, Rafael Catalá ha afirmado que las declaraciones realizadas este lunes por el ex consejero de Presidencia catalán Francesc Homs, en las que afirmaba que si el Tribunal Supremo lo condena será el fin del Estado, "no tienen ningún sentido" y que sólo están vinculadas a "un interés particular de un señor que no quiere ser condenado". "Es algo legítimo" para no ser condenado, ha añadido, pero "si ha cometido algún delito y así lo acredita un tribunal tendrá la sentencia que corresponda", ha mantenido el ministro este lunes durante una visita a las obras del nuevo edificio de los juzgados, en Albacete.

El fiscal general del Estado, José Manuel Maza, ha asegurado que "en absoluto" el órgano que dirige ha recibido presiones para no actuar contra el presidente de Murcia y tampoco contra el expresidente de La Rioja y vicepresidente del Senado, Pedro Sanz, y que esa decisión está avalada por informes técnicos y al respecto ha afirmado que su criterio está "totalmente fundado en la legalidad".

El portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, ha considerado que las "sospechas" que se están lanzando sobre la Fiscalía General del Estado por su actuación en casos como el del presidente de Murcia y el del expresidente de La Rioja son "desproporcionadas" y "sectarias" y responden a "intereses políticos".

"Me sorprenden mucho estas cosas", ha dicho Rafael Hernando, para quien estamos viviendo una época en la que "los fiscales se dirigen contra todas las formaciones políticas, incluido el PP".

Por eso ha considerado que las sospechas que "algunos lanzan en virtud de que les interese políticamente o no", además de ser "desproporcionadas e inapropiadas" son "clarísimamente tendenciosas y sectarias".