Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Por Cuba han pasado cuatro millones de turistas este año y las empresas españolas eocupan una posición privilegiada en el sector gestionando el 70% de las plazas hoteleras. 

Las reformas económicas avanzan a un ritmo muy lento y la futura Constitución, que será aprobada el próximo año, ratifica el importante papel de la inversión extranjera.  La asociación de empresarios españoles en La Habana se sentía abandonada porque llevaban más de tres décadas sin una presencia institucional que se preocupase por sus intereses.

Los Gobiernos español y cubano han firmado este jueves en La Habana (madrugada del viernes en España) un memorando de consultas políticas que, según fuentes del Gobierno español, recoge específicamente la posibilidad de hablar sobre derechos humanos.

En una breve ceremonia presidida por el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, y el español, Pedro Sánchez, el acuerdo lo han firmado los ministros de Exteriores de los dos países, el español Josep Borrell y el cubano Bruno Rodríguez, y supone la creación de un mecanismo de consultas estructurado y permanente.

El Palacio de la Moncloa ha explicado después en un comunicado que se trata del primer memorando de este tipo que Cuba adopta con un país, y que "demuestra la disposición de España a contribuir activamente en el proceso de reformas mediante programas de asesoramiento y asistencia técnica".

Sagrario García-Mascaraque, corresponsal de TVE en Cuba, nos cuenta en claves qué Cuba le espera al presidente de Gobierno, Pedro Sánchez, en su primera visita oficial al pais caribeño.

La visita del presidente español a la isla es la primera de un jefe de estado español en tres décadas. Sánchez se va a encontrar en 2018 un país sin ningún Castro al frente de la presidencia. Además, Cuba está inmersa en una reforma económica en la que hay 600 mil autónomos y se espera una reforma de la Constitución para febrero de 2019.

El líder de Cuba no se apellida Castro por primera vez en seis décadas. Miguel Díaz-Canel asume el cargo con vocación continuista y bajo la dirección de Raúl Castro. La apertura del país al mundo y la crisis económica son los principales retos a los que se enfrenta.

Las mañanas de RNE ha analizado este cambio con Susanne Gratius, doctora en Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales de la Universidad Autónoma de Madrid y asociada al Barcelona Centre for International Affairs (CIDOB), y Carlos Malamud, catedrático de Historia de América de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) e investigador principal para América Latina del Real Instituto Elcano.

Para Gratius, el relevo en Cuba es un cambio muy importante, aunque cree que no será total y prevé que Díaz-Canel no tendrá las manos libres para actuar, al menos a corto y medio plazo.

Malamud comparte la opinión de Gratius y añade que no cabe esperar un acercamiento entre Cuba y Estados Unidos. Respecto a las relaciones con España, se muestra convencido de que seguirán siendo buenas.

El hasta ahora primer vicepresidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, ha sido el único candidato propuesto este miércoles ante el nuevo Parlamento cubano para presidir el Consejo de Estado, por lo que, tal como estaba previsto, sucederá a Raúl Castro al frente del país, si bien el resultado de la votación de la cámara no se hará público hasta este jueves.