Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Varios aspirantes demócratas a la Casa Blanca en 2020 apuntan al "racismo" y a la condescendencia con el "supremacismo blanco" del presidente estadounidense, Donald Trump, como uno de las causas detrás del tiroteo de El Paso (Texas) de este sábado, que dejó 20 muertos y 26 heridos. Poco después, otro atacante dejaba nueve muertos y 27 heridos en otro tiroteo en Dayton, Ohio. "Es un racista y aviva el racismo en este país, y no solo ofende nuestra sensibilidad, fundamentalmente cambia el carácter de este país y lleva a la violencia", ha dicho Beto O'Rourke, excongresista por Texas tras visitar a heridos en hospitales en El Paso.

Al menos diez personas han muerto, incluido el atacante, y 27 han resultado heridas en el tiroteo registrado en la ciudad estadounidense de Dayton (Ohio). Las autoridades estadounidenses han identificado al atacante como Connor Betts, un joven blanco de 24 años, sin antecedentes penales, que fue abatido por las fuerzas de seguridad apenas "un minuto después de abrir fuego". Entre las víctimas mortales se encuentra la hermana del tirador, Megan Betts, una "mujer blanca de 22 años", ha declarado el número dos del cuerpo local de Policía, Matt Carper.

Ruanda ha recordado el genocidio que hace 25 años acabó con la vida de 800.000 personas, en medio de la pasividad de la comunidad internacional. Este domingo, ha sido una jornada de homenaje a las víctimas de la mayor masacre de finales del siglo XX. Para no olvidar lo ocurrido y honrar a las víctimas, se han levantado seis memoriales en lugares donde hubo matanzas.

Miles de personas se han reunido en una vigila en recuerdo de las 17 víctimas mortales de la matanza perpetrada este miércoles por Nikolas Cruz en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas, en Parkland (Florida, EE.UU.). Y miles no pudieron evitar emocionarse. Tanto jóvenes como adultos lloraron a lágrima viva al escuchar el testimonio del padre de la niña de 14 años Jamie Guttenberg, una de las víctimas mortales del ataque, que consiguió hablar gracias a los ánimos y frases de apoyo que recibió. El padre, Fred Guttenberg, explicó emocionado que el año pasado perdió a un hermano víctima de un cáncer, enfermedad derivada de los atentados del 11 de septiembre de 2001. Pensó entonces que el dolor era insoportable, pero indicó que lo que ha vivido desde la tarde de este miércoles es infinitamente peor. "Jamie era la luz de la fiesta", dijo el progenitor, que lamentó no recordar si se despidió de su hija antes de que ésta saliera hacia la escuela y no la volviera a ver.

Presidido por una docena de figuras aladas, al lado del estrado, se colocó el denominado "tablón de la bondad", en el que los asistentes escribieron palabras de condolencia y apoyo, además de mensajes como "si el sol nunca falla y se levanta todos los días. Nosotros nos levantaremos también". En este espacio también hubo lugar para mensajes de tono político, como "Ya basta" o "NRA deja de matar a nuestros hijos", en referencia a la Asociación Nacional del Rifle, el poderoso grupo de presión a favor de las armas y contrario a una mayor regulación de las mismas en Estados Unidos. Lo vivido en Parkland inevitablemente remitía hoy a lo registrado hace año y medio tras la matanza en la discoteca gay Pulse, en Orlando, también en Florida, donde murieron 49 personas. Al igual que entonces, cientos de personas depositaron este jueves flores y velas en memoria de las 17 víctimas.

Uno de los terroristas era un joven francés que estaba bajo vigilancia electrónica por intentar viajar a Siria dos veces para unirse al Daesh. En medio de la consternación y ante las críticas a la política de seguridad, el gobierno francés ha decidido movilizar a otros 23.500 policías, gendarmes, militares y reservistas.