arriba Ir arriba

El presidente de Italia, Giorgio Napolitano, ha apelado a la responsabilidad de los políticos para salir de la situación que vive Italia, donde las diferentes formaciones no se ponen de acuerdo para formar Gobierno. Ha desmentido los rumores que circulaban sobre su posible dimisión y ha afirmado que "continuará hasta el último día", un mandato que terminará el próximo 15 de mayo.

La inminencia del Consejo Europeo provoca que Mario Monti convoque a los ¿honorables¿ Pier Luigi Bersani y Silvio Berlusconi y al ¿señor¿ Beppe Grillo.

El premier saliente encabezará la delegación italiana en Bruselas el próximo día 14 y quiere contar con la opinión de los políticos con más peso en el país. Como el parlamento está cerrado, ha invitado a reuniones individuales a los tres líderes más sólidos salidos de las últimas elecciones.

Si acude, será la primera vez que Grillo haga de politico. Este fin de semana se paseó por la plaza donde está el palacio de la residencia de Monti vestido de alienígena. El profesor da al extraterrestre la posibilidad de aterrizar y colaborar.

Mientras, en la convención del Movimiento 5 Estrellas, los representantes se eligen a mano alzada aunque casi nadie se conoce. Así, el nuevo jefe de grupo en el Senado, Vito Crimi, insiste en las lecciones de su maestro. El Movimiento 5 Estrellas no da su confianza a ningún partido porque son los responsables de la situación del país

Berlusconi por su parte sigue haciendo carantoñas políticas a Bersani pero éste no le hace caso. El líder del PD presenta mañana sus ocho puntos para el cambio. La posibilidad de un gobierno PD- PDL, bajo el mando de un técnico es otra de las conjeturas posibles.

El desenlace de estas elecciones parece abocar a Italia a la etapa de los gobiernos inestables que ha vivido desde el final de la Segunda Guerra Mundial, con la excepción de los ejecutivos de Berlusconi. El resultado electoral lleva impreso un mensaje de hartazgo. Según algunos analistas, los italianos han votado con la panza y con el sentimiento y han apostado por dar un cheque en blanco al Movimiento Cinco Estrellas que, ahora, cambiará el megáfono por el micrófono y saltará de la plaza al escaño.

Mario Monti se estrella, la antipolítica de Beppe Grillo arrasa y la lucha encarnizada por el control del Senado entre Pier Luigi Bersani y Silvio Berlusconi no ha dejado un ganador claro lo que aboca a Italia a la ingobernabilidad. Con el 100% escrutado, la coalición de centroizquierda gana por la mínima en la Cámara, pero ningún partido obtiene una mayoría amplia en el Senado abriendo la puerta a nuevas elecciones.

Así lo ha sugerido el representante del Partido Democrático Matteo Orfini al señalar que lo mejor sería constituir el Parlamento para ponerse de acuerdo en cambiar la ley electoral y entonces volver a votar.

Las elecciones también han puesto de manifiesto que el Movimiento 5 Estrellas es casi la primera fuerza política del país y serían determinantes si tuvieran vocación de estabilidad.

También ha quedado patente el fracaso de Mario Monti y el regreso a la arena política de Silvio Berlusconi.

Mario Monti se estrella, el movimiento ciudadano de Beppe Grillo arrasa y la lucha por el control del Senado entre Pier Luigi Bersani y Silvio Berlusconi aboca a Italia a la ingobernabilidad. El emocionante recuento electoral depara una noche de infarto. Según los primeros resultados de las elecciones generales italianas, la coalición de centroizquierda ganaría sin problemas en la Cámara, pero en el Senado ningún partido obtendría una mayoría clara.

En Italia, ambas cámaras tienen los mismos poderes por lo que es fundamental para la gobernabilidad del país que un mismo partido controle las dos. Con más del 75 % de las secciones electorales escrutadas en el Senado, la primera de las Cámaras cuyo voto es recontado, la coalición de centroizquierda de Pier Luigi Bersani es la más votada, con el 32,21 % de los sufragios, seguida de cerca por el centroderecha liderado de Berlusconi, con un 30,04 % de apoyos.

La enviada especial de TVE a Roma, Cristina Olea, informa desde Roma del desarrollo del recuento de las elecciones generales italianas. Olea informa que el escrutinio avanza muy lentamente y quedan horas para obtener datos significativos. Ambas cámaras son necesarias para gobernar, y la diferencia entre Pier Luigi Bersani y Silvio Berlusconi es mínima en el Senado. Los mercados financieros se alegraron primero de los sondeos que daban ventaja a Bersani, pero posteriormente las bolsas se han asustado del aumento de votos a Berslusconi y la prima de riesgo italiana ha vuelto a subir. Hay temor a que ningún partido obtenga una mayoría suficiente en el Senado y haya que repetir las elecciones.

En Italia las urnas ya han cerrado. El escrutinio continúa a esta hora y todavía no hay resultados oficiales. Los datos de los sondeos a pie de urna dan como ganadora a la coalición de centro-izquierda que encabeza Pier Luigi Bersani. Sin embargo, en el Senado la coalición de Silvio Berlusconi se impondría por delante, según las primeras proyecciones de voto. En "El Mundo en 24 horas" entrevistamos al corresponsal en España del diario romano "Il fatto Quotidiano", Alessando Oppess, que asegura que "es muy difícil hacer una interpretación por el momento, habrá que esperar unas horas más". Oppes ha destacado la "sopresa" que ha supuesto el ascenso de Beppe Grillo en estos comicios, quien cree que puede ejercer "una importante presión sobre el Gobierno que gane". Preguntado sobre el descenso de Monti, ha puntualizado: "No ha sabido reinventarse como el líder político que nunca ha sido".