Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Este libro autobiográfico, habla de una realidad escondida detrás de las puertas de muchos hogares: el maltrato infantil. Se sitúa en la España de los años 90, cuando “Las cosas se entendían como cosas que pasan dentro de casa y que se solucionan dentro de casa”, ha afirmado Rebeca Khamlichi, su autora, en Las mañanas de RNE.

Las hijas de Antonio López ha servido como terapia a la autora y ha admitido lo costoso que ha sido superar el miedo. “Cuando termine de escribir el libro me libere de ese miedo” ha relatado.

Una madre de diez hijos fue ingresada hoy en una prisión local después de que la Fiscalía del Condado de Sonoma, al norte de California (EEUU), la acusará formalmente de nueve cargos por golpear y torturar a los menores. Ina Rogers, de 31 años, compareció hoy en la corte y se le fijó una fianza de 495.000 dólares, además de presentársele los nueve cargos debido a los maltratos que propinó a sus hijos, con edades comprendidas entre los 4 meses y 12 años de edad.

El caso salió a la luz pública cuando las autoridades respondieron a una llamada por la desaparición del hijo mayor y que dio pie el lunes a la detención por negligencia de la mujer, que fue liberada tras pagar una fianza de 10.000 dólares, así como de su esposo y padre de los hijos, Jonathan Allen, de 29 años.

De acuerdo a la Fiscalía, los agentes encontraron en la vivienda familiar ubicada en Fairfield, al noreste de San Francisco, a los pequeños con heridas y cicatrices producidas por armas punzantes, además de quemaduras y hematomas a causa de disparos con pistolas de perdigones.
La Fiscalía asegura que los niños, hallados en la sala de la casa regada de "inmundicia" y heces, fueron sometidos a la tortura de ahogamiento simulado, entre otros castigos.

Sharon Henry, vicefiscal del Condado, dijo incluso que los menores fueron torturados "con fines sádicos". El hombre, al que se le impuso una fianza de 5,2 millones de dólares, se declaró el martes no culpable de al menos siete cargos graves de tortura en contra de niños y nueve cargos de abuso infantil y poner en riesgo la vida de los menores.

La acusaciones a la pareja tiene lugar cinco meses después de que las autoridades del sur de California arrestaran a los esposos David y Louise Turpin, acusados de maltratar y mantener secuestrados a sus 13 hijos en su hogar. Ina Rogers y Jonathan Allen comparecerán de nuevo en la corte el próximo 24 de mayo.

Una tercera familia ha presentado una denuncia ante la Inspección Educativa de la Comunidad de Madrid por maltrato a un niño con un trastorno de autismo en el colegio de educación especial Ramón y Cajal de Getafe, el mismo en el que ya se habían producido otras dos denuncias, según informa TVE. La dirección del centro ha respondido en relación a las acusaciones sobre supuesto maltrato, que son "falsas" y asegura en concreto, sobre el caso del niño de 8 años investigado en los tribunales, que se le trató con "respeto". En una carta dirigida a los padres, el centro emplaza a las familias a una reunión informativa para contestar a todas las dudas y con datos "objetivos" sobre la "verdad" de este caso, después de conocerse que el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Getafe investiga a tres trabajadoras por un presunto delito de acoso y trato degradante así como uno de lesiones psicológicas a un escolar de 8 años con un trastorno de autismo que estuvo en el colegio.

Estefany y Naydelin, de Guatemala, y Josephine y Ezelina, de Malawi, han viajado a España para explicar su lucha contra el matrimonio infantil en sus países, que este año lo han prohibido por ley, aunque las menores explican a Efe que lo más importante para evitarlos es hablar con los padres para que les dejen estudiar. Las cuatro activistas han recibido la ayuda de la ONG Plan Internacional, que les ha permitido poder seguir estudiando y librarse de ese futuro que ya tenían escrito: casarse al cumplir los 13 ó 14 años.

Las trabajadoras del Centro Municipal de la Mujer de Maracena, la asesora legal Francisca Granados y la psicóloga Teresa Sanz, se han acogido a su derecho a no declarar ante el tribunal por el caso de Juana Rivas, la madre de Granada que ha entregado a sus dos hijos a su padre después de permanecer casi un mes huida con ellos.