arriba Ir arriba

Reúnen fuerzas para salvar a sus hijos de la guerra, pero ese coraje expone a las mujeres a múltiples peligros. Las hace más vulnerables. Las mafias las separan de sus maridos y les obligan a viajar solas con sus hijos. Pagan más por la travesía y en las barcas las colocan en la zona más peligrosa. El 80% de los ahogados son mujeres y niños, según denuncian las ONG que trabajan en el Mar Egeo. Cuando viajan sin sus maridos o sus padres están expuestas a abusos físicos o sexuales. En febrero, según ACNUR, el 60% de las personas que llegaron a las costas europeas eran mujeres y niños.

Sonia Sánchez, autora del libro "Ninguna mujer nace para puta", fue víctima de trata con fines de explotación sexual en Argentina. Sonía creía que iba a trabajar de camarera pero cayó en las redes de la prostitución. Ha contado a TVE como fue lo que llaman el "bautismo de fuego", una violación múltiple durante horas en el prostíbulo para anularlas. "No recuerdo cómo escapé, pero cuando llegué a Argentina pesaba 44 kilos", relata. Ahora es activista y ha participado en unas jornadas sobre prostitución en Madrid. Cada año cuatro millones de niñas y mujeres son víctimas de la trata con fines de explotación sexual.

Quieren evitar el sufrimiento que viven a diario muchas mujeres. Junquera es uno de los principales núcleos de Europa de tráfico de mujeres. Les informan de dónde acudir si las explotan o maltratan. Les dan un mail y un teléfono y lo hacen porque, saben que muchas están amenazadas por organizaciones que provienen de la Europa del este. Casi todas dicen que lo hacen para dar de comer a sus hijos. Se distribuyen por zonas según su nacionalidad, aunque la mayoría son rumanas o búlgaras, Esta  asociación trabaja con algunas mujeres que han sido liberadas .Intenta que olviden  el secuestro emocional que han sufrido. De las 111 mujeres que han detectado en las carreteras de la Junquera sólo 6 han denunciado a sus proxenetas.