arriba Ir arriba

Un centenar de personas que protestaban por el traslado de las obras de arte sacro de Sijena de Cataluña a Aragón han sido desalojadas por la fuerza por los Mossos, que han llegado a utilizar las porras contra los concentrados.

El momento de mayor tensión se ha producido cuando más de un centenar de vecinos han intentado acceder al perímetro vallado alrededor del Museo de Lleida, lo que ha sido impedido por una barrera formada por decenas de Mossos, entre insultos y forcejeos.

Los antidisturbios de los Mossos han cortado parcialmente la Rambla d'Aragó, junto al Museo, y han hecho retroceder a alguno de los manifestantes que no querían moverse del lugar. Los concentrados han reaccionado a la acción de los Mossos con gritos como "no hace falta pegar" o "España nos trata como a perros",

Una decena de furgones de los Mossos d'Esquadra se encuentran en el recinto, protegido por un gran dispositivo policial al que se suman agentes de la Guardia Civil. A la manifestación también han acudido miembros de la CUP, ya que la fuerza independentista ha convocado a los vecinos a protestar; también se ha sumado el alcalde de Lleida, Angel Ros, y Joan Tardà, portavoz de ERC en el Congreso, que han criticado el traslado de las obras.

Los técnicos del Gobierno de Aragón empaquetan desde la madrugada de este lunes las 44 piezas de arte del monasterio oscense de Villanueva de Sijena que se exhibían en el Museo Nacional de Arte de Cataluña, en Lleida, y que un juez ha ordenado devolver a su lugar de origen. A medianoche de este lunes terminó el plazo marcado por un Juzgado de Huesca y, pocas horas después, comenzaron los preparativos para el traslado de esos bienes artísticos.

Una decena de furgones de los Mossos d'Esquadra se encuentra en el recinto, protegido por un gran dispositivo policial de Mossos y agentes de la Guardia Civil, para retirar las obras de arte sacro. Un helicóptero de los mossos sobrevuela desde las ocho de esta mañana el museo.

Según informa TVE, a primera hora un centenar de personas se han concentrado en protesta por el operativo delante del Museo Diocesano leridano, pero ya han sido dispersados.

Los técnicos del Gobierno de Aragón empaquetan desde las tres de la madrugada de este lunes las 44 piezas de arte del monasterio oscense de Villanueva de Sijena que se exhibían en el Museo Nacional de Arte de Cataluña, en Lleida, y que un juez ha ordenado devolver a su lugar de origen. A medianoche de este lunes terminó el plazo marcado por un Juzgado de Huesca y, pocas horas después, comenzaron los preparativos para el traslado de esos bienes artísticos.

La devolución a Aragón de los bienes de Sijena enfrenta a los gobiernos autonómicos catalán y aragonés desde hace años, pero el proceso independentista y la actual campaña electoral en Cataluña han cargado de tensión política el proceso.

De hecho, fuerzas políticas independentistas como la CUP han pedido a los ciudadanos que este lunes se concentren a las puertas del museo leridano para protestar por la operación. A última hora de la tarde de este domingo, unas 70 personas se manifestaron delante de la galería y depositaron a la puerta una pancarta con el lema "Manos arriba, esto es un atraco".

La concejal del PP en el Ayuntamiento de Lleida Dolors López, uno de los rostros que aparece en los carteles que ha distribuido Arran con el lema "Señalémosles", ha expresado en Las mañanas de RNE su consternación por lo que está ocurriendo en Cataluña.

"Los que van en contra del Estado de Derecho y van en contra de la democracia señalan a aquellos que estamos defendiendo, en unos momentos que yo creo que son especialmente difíciles, estamos defendiendo eso, la democracia y el Estado de Derecho que nos ampara a todos, también a esos radicales que nos señalan", ha afirmado.

Ismael Rodriguez llamó a Emergencias para avisar de lo que había pasado. En la conversación, a la que tenido acceso Televisión Española, explica que se puso nervioso cuando vio que dos agentes rurales se acercaban. Desde el 112 le preguntan si han tenido un accidente y él responde que están muertos y termina diciendo: "he sido yo".