Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Al menos 44 personas han muerto y 130 han resultado heridas en el bombardeo de un centro de migrantes en Libia. Estaban durmiendo cuando se produjo el ataque, lanzado por el mariscal Hafter, la madrugada de este miércoles. Según fuentes médicas, varios cazabombarderos F16 redujeron a escombros el centro de Tajura, en el sur de Trípoli. Acogía a 600 migrantes, la mayoría subsaharianos que esperaban viajar a Europa por la principal ruta del Mediterráneo. La Unión Europea ha pedido a la ONU, que califica el suceso de "crimen de guerra", que investigue lo ocurrido. 

A las milicias se les acusa de abusos y torturas en las decenas de centros que dirigen por todo el país y en los que se amontonan al menos 6.000 migrantes africanos. Desde la Unión Europea aseguran que están buscando alternativas para ellos fuera de Libia. En Europa ya son 1.600 los niños que han muerto o desaparecido intentado cruzar el Mediterráneo en los últimos cinco años. La cifra la ha dado hoy la Organización Internacional para las Migraciones, que recuerda que la ruta más peligrosa sigue siendo la que parte de Libia.

La imagen de un hombre salvadoreño y su hija ahogados en el río Bravo cuando intentaban cruzar de México a Estados Unidos refleja el drama de la inmigración. Según la ONG Caminando fronteras, en los últimos 16 meses, 1.020 personas han muerto tratando de llegar a España en pateras y de 816 no se sabe nada.

Ya lo había advertido un portavoz de la ONU: "Nunca antes se habían visto tantas tragedias y el calor del verano sólo puede empeorar las cosas". Son, al menos, 32 muertes desde el 30 de mayo en la frontera de México, "más de una al día". 

El general Jailfa Hafter ha ignorado la petición de alto el fuego de la ONU al proseguir con su ofensiva militar en Libia. Los enfrentamientos entre las fuerzas paramilitares y el Gobierno de unidad nacional han puesto al país de nuevo al borde de la guerra. Al menos 25 personas han muerto solo en la última semana, y más de 2.000 han tenido que huir. El objetivo de Hafter es derrocar al Gobierno de Fayez al Sarraj, reconocido por Naciones Unidas desde 2014.

El 7 de abril de 2011 nuestra enviada especial a LibiaAurora Moreno, se encontraba en una zona desértica cerca de la ciudad portuaria de Brega, punto estratégico en la guerra entre partidarios de Muamar el Gadafi y los rebeldes. Sin previo aviso y debido a un error de coordinación, cazabombarderos de la OTAN comenzaron a bombardear posiciones rebeldes muy cerca de donde se encontraba nuestra compañera, que lo contó en Radio 5.

La guerra de Libia comenzó en febrero de 2011, cuando grupos opositores a Muamar El Gadafi organizados en el denominado Consejo Nacional de Transición, con el apoyo de potencias de la OTAN como Francia, se enfrentaron a las fuerzas del líder libio. El conflicto bélico estalló poco después de que en Túnez se viviera la llamada "primavera árabe", manifestaciones y protestas contra los poderes establecidos. En Libia el apoyo de la Alianza Atlántica y sus bombardeos fueron cruciales para derrocar a Muamar El Gadafi, que sería localizado con vida y asesinado pocas semanas después de su derrota. Nuestra enviada especial Cristina Sánchez contaba lo que estaba sucediendo en Radio Nacional de España.

Las ONG Proactiva Open Arms y Salvamento Marítimo Humanitario han recogido casi 140.000 firmas para que el Gobierno permita la salida al mar del Aita Mari y el Open Arms, que llevan desde enero bloqueados en puertos españoles.

Las ONG han entregado las firmas este jueves, a las 10.30 horas en el Congreso de los Diputados con la intención de que el Gobierno de Pedro Sánchez "deje de impedir" que sus barcos, el 'Open Arms' y el 'Aita Mari', realicen sus labores de rescate humanitario en el Mediterráneo, al que definen como “la ruta más mortífera del mundo”.

“Estas firmas son la prueba de que la sociedad española no quiere dejar de mirar lo que estáis haciendo en nuestro mar, no quiere que nadie se ahogue por las decisiones de unos pocos políticos en Europa”, recalcaron desde Salvamento Marítimo Humanitario.

Más de una semana después de haber rescatado a 12 personas migrantes en alta mar, sigue sin haber soluciones para que el barco pesquero español Nuestra Madre Loreto pueda atracar en un puerto europeo. Buscamos las valoraciones de David Noguera, presidente de Médicos Sin Fronteras España, para quien estamos ante un nuevo fracaso de los gobierno y un debate que es un retroceso en valores. 

El pesquero español Nuestra madre Loreto sigue en aguas libias con 12 migrantes a bordo rescatados en alta mar hace una semana. El Gobierno les ha confirmado que pronto podrán desembarcarlos pero sin concretar dónde. Mientras, el cocinero ha empezado a racionar la comida para garantizar la alimentación de la tripulación y los náufragos.

Casi una semana después de rescatar a 12 personas en aguas de Libia, el pesquero español "Nuestra Madre Loreto" sigue sin recibir instrucciones sobre a dónde dirigirse. En el 14 horas de RNE hemos habldo con uno de los miembros de la tripulación. Nos ha contado que no les permiten atracar en España y creen que finalmente deberán dirigirse a Libia a pesar de que los inmigrantes se niegan a regresar al país del que huyeron.