arriba

Miguel Ángel Muñoz Blas, acusado de matar a la peregrina estadounidense Denise Pikka Thiem, ha declarado en Astorga ante el juez a petición propia y lo ha hecho para cambiar su declaración. El acusado, que confesó el crimen tras su detenciaón, afirma ahora que es inocente y que fue presionado por la Policía. La desaparición de Denise provocó una gran alarma social y durante cinco meses se desplegó una gran dispositivo de búsqueda que peinó un gran tramo del Camino de Santiago a su paso por León.

Montserrat González, asesina confesa de la presidenta de la Diputación de León Isabel Carrasco, la remató cuando se encontraba en el suelo porque desconocía que con el primer disparo que había efectuado "ya la había herido de muerte" y no se habría podido recuperar, según el informe forense. La asesina confesa de la dirigente del PP efectuó ese primer disparo apuntando al tronco porque "es más fácil acertar y con la intención de hacer el máximo daño posible", según ha declarado este miércoles el médico forense Ignacio Alija, uno de los facultativos que practicó la autopsia a la dirigente del PP y que ha declarado como perito en el juicio.

En León se ha reanudado el juicio por el crimen de Isabel Carrasco, ya sí con el abogado de Raquel Gago, que el miércoles desapareció durante horas y obligó a que se suspendiera el juicio por su ausencia. Además ha declarado Pablo Martínez, excomisario de Policía en Astorga, marido y padre de dos de las acusadas, que ha reconocido la "inquina" que sentían Monserrat y Triana hacia la presidenta de la Diputación de León.

Este jueves se ha reanudado el León el juicio por la muerte de Isabel Carrasco. El primero en declarar ha sido el marido y padre de las dos principales acusadas de la muerte de la presidenta de la Diputación.

Al comenzar la sesión, Fermín Guerrero, el abogado de la tercera acusada, la policía Raquel Gago, ha pedido disculpas y ha asegurado que su ausencia del miércoles, que obligó a suspender el juicio, no obedece a ninguna estrategia.

El policía nacional jubilado que facilitó la detención de la asesina confesa de Isabel Carrasco al perseguirla por las calles de León tras presenciar el crimen, Pedro Mielgo Silván, ha desmontado este jueves en el juicio la versión de esta y su hija, también acusada, sobre cómo se deshizo del bolso donde guardó el revólver al declarar que durante la persecución la autora de los hechos lo llevaba con ella. Este testigo asegura que en ningún momento tiró el bolso en contra de lo que sostienen Montserrat González y su hija, Trinidad Martinez.

  • Está acusada con su madre y una amiga de matar a la presidenta del PP leonés
  • Afirma que Carrasco no le dio la plaza en la Diputación por no acostarse con ella
  • Su madre, Montserrat González, asumió este martes en solitario la autoría
  • "La estoy viendo, a la Carrasco, hoy termino todo esto" le dijo por teléfono
  • Triana desvincula a su amiga policía, Raquel Gago, y lamenta que esté acusada
  • Se muestra dubitativa al explicar por qué la llamó y dejó el bolso en su coche
  • Gago declara que no vio a Triana meter en su coche el bolso con la pistola

La hija de la asesina confesa de Isabel Carrasco, Triana Martínez, ha negado que tuviera un plan con su madre y su amiga policía Raquel Gago para matar a la presidenta de la Diputación de León y del PP en esta provincia y ha asegurado que esta última le hizo la "vida imposible" y maniobró para que no consiguiera una plaza de funcionaria que ocupaba como interina en la institución porque no quiso acostarse con ella. Triana ha declarado este martes en el juicio que su madre le contó que quería matar a Carrasco pero que ella le pidió que no lo hiciera.

La asesina confesa de Isabel Carrasco, Montserrat González, ha reconocido este martes en el juicio que decidió matar a la presidenta de la Diputación de León y del PP en esta provincia dos años antes de ejecutar sus planes en mayo de 2014 por la "persecución increíble" a la que sometió a su hija Montserrat Triana a raíz de que esta rechazara mantener relaciones sexuales con ella, según sostiene. "No estoy arrepentida por lo que he hecho porque, si lo dijera, mentiría. Si no lo hago [matar a Carrasco], iba a ir al entierro de mi hija", ha señalado para expresar el miedo que tenía a que Triana se suicidara. Montserrat González, que ha desvinculado en todo momento a su hija y a su amiga policía de los hechos, ha explicado que tomó la decisión en 2012 cuando iba a celebrarse el congreso provincial del partido y vio que Carrasco seguiría al frente del PP en la provincia de León y le seguiría haciendo la "vida imposible" a su hija. La Fiscalía pide 23 años de prisión para Montserrat González y la misma pena para su hija, Montserrat Triana Martínez, y su amiga policía local, Raquel Gago.

  • Montserrat González declara que ambas se llevaban "muy bien" al principio
  • La "persecución" empezó cuando Triana rechazó tener relaciones con Carrasco
  • La acusada disparó a la presidenta de la Diputación de León en mayo de 2014
  • Decidió matarla dos años antes al ver que seguiría al frente del PP en León
  • La asesina confesa exculpa a su hija y su amiga policía del asesinato

La asesina confesa de Isabel Carrasco, Montserrat González, ha reconocido este martes que no está arrepentida de haber matado a la presidenta de la Diputación y del PP en León porque "era ella o su hija" ante la "persecución" laboral y política a la que la dirigente política sometió a Triana cuando esta rechazó tener relaciones sexuales con la víctima, según su testimonio. González ha exculpado en todo momento a su hija de los hechos y ha explicado que compró el arma en el mercado negro por 2.000 euros.

Cinco hombres y cuatro mujeres han sido seleccionados este lunes para conformar el jurado que emitirá el veredicto por el asesinato de Isabel Carrasco, presidenta de la Diputación de León y del PP en esta provincia, abatida a tiros el 12 de mayo de 2014 por una presunta venganza personal. La Audiencia de León ha acogido la selección del jurado, constituido a primera hora de la tarde con los nueve titulares y dos reservas (un hombre y una mujer), todos ellos con edades comprendidas entre los 34 y los 65 años, y procedentes de la provincia de León. Una vez constituido el jurado, el juicio como tal comenzará este martes con la declaración de las tres acusadas de la muerte de Isabel Carrasco, para cada una de las cuales la Fiscalía solicita una pena de 23 años de prisión, y que en esta fase durará hasta el miércoles. En el banquillo de los acusados se sentarán Montserrat González, de 60 años, autora confesa de los disparos que acabaron con la vida de Isabel Carrasco; su hija, Triana Martínez, de 36; y la agente de la Policía Local de León Raquel Gago, de 42.
 

  • Son Montserrat González, asesina confesa; su hija y una amiga policía de esta
  • El fiscal pide 23 años para cada una por urdir un plan perfectamente elaborado
  • La presidente de la Diputación y el PP de León fue asesinada en mayo de 2014
  • "La maté porque le hacía la vida imposible a mi hija", confesó González
  • El jurado que dictará el veredicto lo forman cinco hombres y cuatro mujeres