Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, ha recordado que el proyecto soberanista de Cataluña es un asunto de política interna y ha reiterado: "No puedo pronunciarme sobre cuestiones constitucionales internas de un país". Al ser repreguntado por la situación en la que quedaría un territorio que se separase de un Estado miembro de la UE, Barroso ha repetido lo que Bruselas ha advertido en varias ocasiones: que el Derecho comunitario establece que "si hay un territorio de un país que sale de ese país, se convierte en otro Estado y tendría que pedir su adhesión a la UE, y el resto de países debería aceptarlo para ser miembro".

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, ha asegurado en una entrevista con TVE que las decisiones que se adoptan sobre los ajustes exigidos a un país a cambio de ayuda financira "no son de la troika, sino de todos los Estados de la zona euro por unanimidad, no solo de Alemania". "La troika hace un trabajo técnico en diálogo con esos países, pero bajo mandato de los gobiernos", ha subrayado antes de admitir que "hay cosas que se pueden discutir, como si el ritmo de aplicación fue el más adecuado, pero el sistema está funcionando".

El presidente de la Comisión Europea ha asegurado que la crisis del euro no la ha creado Europa, sino "algunos comportamientos irresponsables del sector financiero, las burbujas surgidas en algunos países y las deudas nacionales excesivas". Durao Barroso considera que Europa se ha dotado ya de los instrumentos para solucionar esos problemas.

Barroso felicita a los españoles y al Gobierno por sus "notables esfuerzos" para superar la crisis. "Siempre he dicho que estoy absolutamente convencido de que España superará esta crisis. Conozco muy bien su espíritu emprendedor, su fuerza¿ Tengo confianza absoluta en que España va a pasar estas dificultades coyunturales", ha remarcado el presidente del Ejecutivo comunitario, quien ha negado que la Comisión Europea imponga las políticas de ajuste al Gobierno español: "España está haciendo lo que debe hacer, pero no por exigencias de la Comisión Europea, sino porque tiene necesidad de hacerlo".

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, ha asegurado que la Unión Europea ha ayudado a solucionar los problemas que generaron la actual crisis económica de la eurozona y que esa crisis no la generó la UE, sino algunas instituciones financieras o las grandes deudas acumuladas por algunos países.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, ha asegurado que la Unión Europea ha ayudado a solucionar los problemas que generaron la actual crisis económica de la eurozona y que esa crisis no la generó la UE, sino algunas instituciones financieras o las grandes deudas acumuladas por algunos países.

Grecia, el país epicentro de la crisis que desestabilizó la zona euro y que aún sacude Europa asume la presidencia de turno de la UE. Los principales responsables comunitarios están hoy en Atenas, y las autoridades helenas no han ahorrado en medios para que evitar que el malestar creado por las duras medidas de ajuste impuestas a sus ciudadanos aflore y desluzca la ceremonia. El primer ministro griego Andonis Samarás ha destacado que el gobierno de coalición con el PASOK que dirige es estable. Lo decía ante el presidente de la comisión, que ha recomendado a Grecia que continue los esfuerzos y las reformas y que avance en las privatizaciones.

Los vecinos de Lampesuda han recibido con una sonora pitada, con abucheos y gritos de vergüenza al presidente de la Comisión Europea, Durao Barroso, y al primer ministro italiano, Enrico Letta que han visitado la isla. Les reprochan que no hayan hecho nada para evitar una tragedia como la de hace una semana. La delegación ha visitado fugazmente el centro de acogida de inmigrantes de la isla y el hangar donde se encuentran los ferétros de los naufragos.

Tras ver con sus propios ojos el drama del naufragio del pesquero en el que han muerto más de 300 inmigrantes frente a las costas de la isla italiana de Lampedusa, el presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao Barroso, ha afirmado que "la Unión Europea (UE) no puede mirar hacia otro lado". Barroso ha visitado este miércoles la pequeña isla siciliana acompañado del primer ministro de Italia, Enrico Letta, la comisaria europea de Interior, Cecilia Malmström, y el ministro de Interior italiano, Angelino Alfano.

El presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso, ha visitado este miércoles la isla después de que el jueves murieran más de 200 personas que viajaban a bordo de un barco proveniente del norte de África.

Barroso ha viajado acompañado de la comisaria de Interior, Cecilia Malmstrom, y del primer ministro y el ministro de Interior italianos, Enrico Letta y Angelino Alfano. A su llegada, la delegación oficial ha sido abucheada por un grupo de vecinos de la isla que mostraban fotografías de los fallecidos.

En rueda de prensa, el presidente de la Comisión ha prometido que esta "hará todo lo que pueda, con los medios que tiene, para cambiar la situación" y ha anunciado la aportación a Italia de fondos adicionales hasta 30 millones de euros.

El presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso, la comisaria de Interior, Cecilia Malmstrom y el primer ministro italiano, Enrico Letta, han sido recibidos con abucheos por los habitantes de la isla de Lampedusa. Según la prensa italiana, ambos han sido recibidos con gritos de "asesinos" y "vergüenza".

Barroso, Malmstrom y Letta visitan este miércoles la isla del Mediterráneo, frente a cuya costa murieron más de 200 personas que viajaban a bordo de un barco proveniente del norte de África.

La UE, representada por Barroso, ha sido muy criticada en Italia, donde se entiende que el problema de la inmigración es de ámbito europeo. Los países de la Unión Europea han apoyado este martes la creación de un grupo de trabajo para estudiar la manera de frenar la llegada

Letta también ha sido criticado por no haber acudido antes al lugar.

Los buzos continúan recuperando los cadáveres que se encuentran entre los restos de la embarcación, que se encuentra sumergida a unos 50 metros de profundidad. Hasta ahora se han recuperado 287 cadáveres.

Según los 155 supervivientes en el pesquero viajaban unas 500 personas por lo que aún se encuentran desaparecidos otro centenar de inmigrantes.