Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba
  • El próximo semestre se detallarán "los activos heredados"
  • Se reitera que es "imperativo" romper el círculo vicioso de bancos y riesgo país
  • Alemania sigue insistiendo en que España no llegará a tiempo
  • El calendario para fijar el marco legal se retrasa tres meses más
  • La cita venía precedida del acuerdo sobre el supervisor único
  • Consulta aquí las conclusiones de la cumbre de Bruselas (en inglés)

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, asiste este lunes en Oslo a la entrega del Premio Nobel de la Paz a la Unión Europea. El jefe del Ejecutivo considera la distinción muy justa por lo que ha supuesto la Unión para la democracia y prosperidad de sus integrantes. El presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, habla de un mensaje de ánimo para susperar las dificultades actuales. El premio ha sido concedido a la Unión Europea en reconocimiento a su papel a favor de la reconciliación en un continente que ha vivido amargas experiencias bélicas y por su defensa de los valores de la libertad, la democracia y los derechos humanos. Pero tras años de crecimiento y prosperidad, la UE se ha visto sumida en su más grave crisis. Austeridad, recortes o prima de riesgo son conceptos que ahora están en boca de todos.

Habrá que esperar al menos a principios de año para que los 27 puedan encontrar un acuerdo sobre los presupuestos para 2014-2020. Habrá segunda vuelta. El fracaso de los líderes de la UE para cerrar un acuerdo presupuestario en la Cumbre que esta tarde ha finalizado en Bruselas hará necesaria una nueva reunión a comienzos de febrero. Van Rompuy mantiene los recortes en 80.000 millones de euros pero sin descartar nuevas reducciones. Durao Barroso, que durante todo el debate presupuestario se ha mantenido muy alejado de él, advertía de las consecuencias de no lograr un consenso.

Los presidentes del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, y de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, se han mostrado convencidos de que será posible llegar a un acuerdo sobre los presupuestos de la Unión Europea para 2014-2020, después de que la cumbre extraordinaria haya concluido sin un acuerdo, debido a las diferencias entre los países contribuyentes netos, como Reino Unido y Alemania, que exigen fuertes recortes y los que como España y Francia son partidarios de que se mantengan las partidas destinadas a la cohesión y a la agricultura.

Cumbre Europea para debatir el presupuesto plurianual comunitario para el período 2014-2020. Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión se dan cita esta tarde en Bruselas con posiciones que, en principio, parecen muy enfrentadas, entre los partidarios de aplicar más recortes como GRan Bretaña y otros que abogan por mantener las ayudas a la cohesión y a la agricultura.

El parlamento europeo ha cerrado hoy filas en contra de los recortes al presupuesto de la Unión de 2014 a 2020. Hasta el presidente de la Comisión Europea, Durao Barroso, ha dicho que los ciudadanos europeos no van a entender que se apoye a los bancos con miles de millones y que se niegue una mínima ayuda a los más necesitados.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, ha apostado por convertir en los próximos años a la Unión Europea (UE) en una "federación de estados nación" con una creciente cesión de soberanía a Bruselas. Barroso, en su discurso del estado de la Unión ante el pleno de la Eurocámara, afirmó que antes de las próximas elecciones al Parlamento Europeo de junio de 2014 presentará un conjunto de medidas para reforzar la integración europea, un proceso que exigirá un cambio de tratado.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, ha lamentado que los líderes europeos no hayan logrado el consenso para crear una tasa sobre las transacciones financieras, aunque el político portugués ha señalado que se podrá poner en marcha "mediante cooperación reforzada", es decir, con solo un grupo de países. Ese nuevo impuesto es necesario, según Durao Barroso, porque "las prácticas que han puesto en marcha la crisis financiera aún no se han erradicado: hay una manipulación de mercado y prácticas muy dañinas que hay que detener de inmediato".