Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

El Eurogrupo ha hecho una "evaluación positiva" del rescate bancario español y ha concluido que va "por buen camino". En todo caso, el presidente del Eurogrupo ha dejado claro que "siempre hay un seguimiento" que consiste en "vigilar la situación en el país" y aplicar las normas de la UE para controlar el déficit y los desequilibrios excesivos. También el comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn, ha señalado en rueda de prensa que el programa español, como el Irlandés, está teniendo éxito.

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, ha admitido este jueves que Grecia necesitará un tercer rescate cuando concluya el actual programa en 2014 y más medidas para aligerar su deuda, como una reducción de los tipos de interés de los préstamos concedidos por la eurozona, que fue del 156,9% del PIB al finalizar el año 2012. Dijsselbloem se une así al ministro de Finanzas germano y al propio titular de Economía heleno. "En cuanto a la posible necesidad de un tercer programa, está claro que pese a los recientes progresos, los problemas de Grecia no se habrán resuelto por completo en 2014", ha reconocido Dijsselbloem en una comparecencia ante la comisión de Asuntos Económicos de la Eurocámara. "Es realista asumir que se necesitará ayuda adicional más allá del programa", ha apuntado.

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, ha dicho este martes que el Banco Central Europeo (BCE) revisará la calidad de los activos de los bancos de la eurozona a medida que asuma su tarea de supervisor común y ha avisado que el resultado de este examen puede ser "preocupante". "La primera cosa que el BCE tendrá que hacer cuando asuma la tarea de supervisor es realizar una revisión de la calidad de los activos de los principales bancos que estarán bajo su control y poco después también de todos los bancos en Europa porque todavía hay riesgos de contaminación entre bancos", ha explicado Dijsselbloem durante una conferencia en Bruselas.

En la reunión de los ministros de Finanzas de la zona euro, el ministro de Economía, Luis de Guindos, ha pedido "acciones" al Banco Central Europeo que pongan fin a la actual fragmentación de los mercados de crédito y que permitan fijar un "tipo de interés único" en Europa para las empresas de la misma calidad. Tras la sesión del Eurogrupo, Mario Draghi ha asegurado que el BCE está determinado a que el crédito llegue a la economía real, pero que hay razones por las que no lo hace, como el temor de la banca a prestar por la desconfianza.

España cuenta con el potencial para experimentar una recuperación económica "muy fuerte" que transforme al país en uno de los "motores económicos" de la zona euro, ha afirmado este jueves el presidente del Eurogrupo y ministro holandés de Finanzas, Jeroen Dijsselbloem. El presidente del Eurogrupo también ha señalado que la economía de la eurozona está mostrando signos de que superará la recesión a finales de año."No se espera una recuperación significativa en el conjunto de la eurozona hasta finales de año y persistirán diferencias significativas entre los estados miembros".

El rescate de Chipre ha puesto en evidencia los pulsos soterrados que vive la zona euro. Alemania y sus socios del norte, Holanda y Finlandia, nunca vieron con buenos ojos algunos aspectos de la Unión Bancaria. En las últimas semanas han encontrado un importante aliado. Jeroen Deijsselbloem, el ministro holandés que desde hace dos meses preside el Eurogrupo, ha hecho jirones su prestigio a ojos de los socios del sur de Europa, al apoyar en solo 10 días dos cuestiones a cual más polémicas: primero, una quita del 6'75% a los pequeños ahorradores chipriotas, más tarde rectificada, y después la asunción del rescate de Chipre como modelo ante futuras crisis bancarias, también rectificado. Son muchos los que ahora echan en falta al frente del Eurogrupo a Jean-Claude Juncker, mucho menos permeable que su sucesor a los intereses de Alemania y que en su despedida dijo una frase lapidaria: Europa debe escuchar a los países del sur.

En juego está que la recapitalización directa de los bancos se haga con cargo al Mecanismo Europeo de Estabilidad, al menos hasta 2018, como quiere la Comisión, o que se acelere el proceso para que las propias entidades, incluidos los ahorradores, sean los que paguen los errores de gestión, como persigue Alemania.

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, ha asegurado este jueves que se barajaron propuestas "más radicales que el impuesto a los depósitos". "Había propuestas mucho más radicales para sanear el sistema financiero. Queríamos que pudiera despegar de nuevo la economía chipriota contantdo con un sistema (sostenible) de servicios financieros", ha destacado ante el Parlamento Europeo. Para Dijsselbloem, este impuesto no cuestiona la garantía europea que protege los depósitos por debajo de 100.000 euros, sino que debe interpretarse como un "impuesto sobre la fortuna".