arriba Ir arriba

Decretado luto nacional en Italia mientras se preparan los funerales por los 39 fallecidos por el derrumbe del puente de la autopista en Génova. El fiscal general de la ciudad italiana ha dicho que la catástrofe no es producto de la fatalidad sino que hay responsabilidades humanas. No se reparará en gastos durante la investigación, ha subrayado el fiscal. La concesionaria de la autopista siniestrada es una filial de la multinacional Atlantia. Ángel Castillo, director del Instituto de las Ciencias de la Construcción "Eduardo Torroja" nos habla sobre construcción de grandes estructuras y su mantenimiento. En Vigo, acababa de empezar el último concierto del festival cuando el suelo de madera sobre pilotes de hormigón del paseo marítimo colapsó. La deteriorada plataforma se convirtió en un tobogán por el que se deslizaron centenares de personas a las aguas del puerto. Es casi un milagro que no hubiera víctimas mortales entre los más de 400 heridos. Las distintas administraciones se han culpado mutuamente según ha transcurrido la semana. Sobre lo ocurrido, y con especial atención a las medidas de seguridad que deben seguirse para la organización de conciertos y otras actividades masivas, hemos sondeado la opinión del alcalde de Vigo, Abel Caballero; Enrique López Veiga, presidente del puerto de Vigo.

La ciudad italiana de Génova ha acogido este sábado el funeral de Estado por las víctimas del derrumbe de un viaducto, que ascienden a 42 después. El funeral, oficiado en uno de los pabellones del recinto ferial de la ciudad, se ha celebrado con polémica ya que familiares de 19 de los fallecidos han declinado asistir por considerarlo "una farsa" y han optado por una ceremonia privada. Al acto, en el que se ha pedido justicia, han asistido el presidente de la República, Sergio Mattarella, el primer ministro, Giuseppe Conte, los vicepresidentes Luigi di Maio y Matteo Salvini y otros representantes del Gobierno.

El desplome del viaducto Morandi este martes en Génova, además de 38 muertos y decenas de heridos, ha dejado sin hogar al menos a 632 personas, pertenecientes a unas 311 familias, que vivían en casas construidas bajo este puente de 90 metros de altura.

Las viviendas han sido declaradas permanentemente inhabitables por las autoridades ante la inestabilidad de los restos aún en pie del viaducto bajo cuyos escombros aún se buscan "entre 10 y 20 desaparecidos"; un dato trasladado este miércoles por el fiscal jefe de Génova, Francesco Cozzi, quien ha añadido: "Los desaparecidos se sumarían a las 38 personas cuyos cuerpos han sido ya recuperados".

Los desalojados recibirán casas nuevas antes de fin de año, ha prometido el presidente de la región italiana de Liguria, Giovanni Toti. En total son once edificios, y la calle Fillak, en el barrio de Sampierdarena, no volverá a existir porque sus casas serán demolidas, como también anunció el ministro del Interior, Matteo Salvini.

El Gobierno italiano ha decretado este miércoles el estado de emergencia en la zona y ha anunciado que destinará cinco millones de euros para las primeras acciones urgentes.

El Ejecutivo que encabeza Giuseppe Conte se ha trasladado a Génova, donde ha celebrado una reunión extraordinaria en la que ha decidido declarar el estado de emergencia en Liguria durante doce meses y "una jornada de luto nacional", para el que aún no se ha fijado una fecha, además de iniciar los trámites para revocar la concesión a Autoestrade per l'Italia.

La ciudad de Génova despierta en el primer día tras la tragedia en medio de los trabajos de los equipos de salvamento que buscan víctimas entre el hormign y los vehículos caídos este lunes desde un viaducto principal de la ciudad. La cifra de muertos se acerca a la cuarentena. Una tragedia que los vecinos cercanos a la infraestructura venían anunciado por los continúos trabajos de mantenimiento de una autopista a 90 metros de altura que finalmente ha cedido. Las autoridades italianas estudian retirar la concesión de la autopistas italianas a Autostrada, fililal de Atlantia, y multas cercanas a las 150 millones de euros. Mientras, la Fiscalía investiga lo sucedido y apunta a un "error humano".

El balance de muertos por el derrumbe del viaducto Morandi, que atraviesa la ciudad de Génova en Italia, ha ascendido a 35, entre ellos tres menores de ocho, doce y trece años. Así lo ha confirmado este miércoles el ministro del Interior, Matteo Salvini, a través de su twitter. En un mensaje a las 7,44 horas, Salvini asegura que a esa cifra se ha llegado tras el trabajo desarrollado durante la noche por los servicios de emergencia.

El derrumbe ocurrió el martes poco antes del mediodía por causas aún no determinadas. Parte del viaducto de Polcevera, en la autopista A10se vino abajo desde decenas de metros de altura sobre un área profusamente urbanizada, en la que se encuentran varías vías de tren, carreteras, naves industriales, comercios y edificios residenciales. La investigación que estas horas se inicia intentará establecer que provocó la caida de este tramo de unos 80 metros de longitud. Al ceder, los vehículos que circulaban por el puente -unos 30 coches y entre cinco y diez camiones, según el cálculo de Protección Civil- cayeron entre los escombros desde una altura de unos 50 metros.

Salvini ha dado las gracias a todos los servicios de emergencia por su trabajo en este suceso y ha asegurado que el Gobierno cumplirá con el deber de "identificar a los culpables de este desastre, que no quedará impune". En otro mensaje en la misma red Salvini añade que cuanto más piensa en los muertos de Génova "más rabia tengo" e insiste en que los responsables "con nombre y apellidos, pagarán caro".

El derrumbe de un viaducto en una autopista que atraviesa la ciudad de Génova, en el noroeste de Italia, ha causado la muerte de al menos 22 personas y ha herido a otras 16, de las que nueve están graves, según el balance oficial que ha ofrecido el primer ministro, GIuseppe Conte, aunque las autoridades italianas esperan que el número de víctimas aumente a medida que avance la búsqueda entre los escombros e incluso el ministro de Interior, Matteo Salvini, ha hablado desde Sicilia de "una treintena de fallecidos".

Al menos 22 personas han muerto este lunes al derrumbarse un viaducto en una autopista que atraviesa la ciudad de Génova, en el noroeste de Italia, según el último balance ofrecido por el viceministro de Infraestructura, Edoardo Rixi, quien ha advertido de que el número de víctimas "por desgracia aumentará" a medida que avancen las labores de búsqueda entre los escombros.

El barco humanitario de las ONG SOS Méditerranée y Médicos Sin Fronteras con 141 migrantes a bordo permanece sin rumbo entre Italia y Malta ante la negativa de estos países a permitir su desembarco. Aunque el Ejecutivo de Pedro Sánchez permitió atracar al Aquarius en junio en Valencia al tratarse de una "situación excepcional" y Barcelona ha ofrecido su puerto, en este caso fuentes de Moncloa han indicado que España "no es el puerto más seguro" para el barco porque no es el más cercano, según establece el Derecho Internacional. 

Al menos una persona ha muerto y decenas han resultado heridas tras la explosión de un camión cisterna con material inflamable en la autovía de la ciudad italiana de Bolonia. El camión explotó en el barrio boloñés de Borgo Panigale, cerca del aeropuerto, y afectó a otros vehículos de un concesionario cercano, que también explotaron. El conductor del vehículo permanece desaparecido.