Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

La policía de Israel ha pedido oficialmente a la Fiscalía que Benjamin Netanyahu sea imputado por corrupción, fraude y abuso de confianza en el marco de la investigación de dos casos distintos, unas acusaciones que el primer ministro israelí ha rechazado en un discurso televisado, en el que ha asegurado que no tienen "fundamento" y que el objetivo es "sacarme del poder".

El primer de los casos investiga si Netanyahu y su familia incurrieron en algún delito al aceptar lujosos regalos, como puros y champán francés, de dos acaudalados empresarios por valor de miles de euros, presuntamente a cambio de favores.