arriba Ir arriba

Funerales en Jerusalén por los cuatro soldados israelíes muertos en el atentado con un camión. El Gabinete de Seguridad israelí -una versión reducida del Gobierno- ha adoptado medidas punitivas para responder al ataque que mató este domingo a cuatro militares israelíes en Jerusalén Este y que el primer ministro, Benjamín Netanyahu, dice que está "inspirado por el autodenominado Estado Islámico (EI)". Entre otras medidas, se ha decidido empezar a utilizar la detención administrativa -que permite arrestar sin presentar cargos ni celebrar juicio por períodos renovables de seis meses- contra sospechosos de simpatizar con el EI, informa el diario Haaretz.

En Gaza, cientos de militantes de Hamás han salido a la calle para celebrar el ataque y la Policía sigue buscando a más sospechosos. De momento, han sido detenidas 9 personas, cinco de ellas familiares del palestino que conducía el vehículo con el que embistió al grupo de soldados. Además, se ha resuelto derribar la casa de los familiares del atacante, identificado como Fadi Ahmad Hamdan al Qanbar, de 28 años, situada en el barrio de Yabal Mukaber y que fue cercada por las fuerzas de seguridad tras el violento suceso.

Al menos cuatro personas han muerto y 15 han resultado heridas en un atropello intencionado con un camión contra un grupo de soldados cerca del asentamiento israelí de Armón Hanatziv, en Jerusalén Este, informa la Estrella de David Roja (equivalente a la Cruz Roja). El conductor, un árabe con ciudadanía israelí del barrio de Yabal Mukaber, ha muerto tiroteado.

El soldado israelí Elor Azaría, que mató de un tiro en la cabeza a un joven palestino cuando estaba en el suelo herido e inmovilizado tras atacar a otro uniformado en Hebrón, ha sido condenado este miércoles por homicidio. La presidenta del tribunal, la juez Maya Heller, ha descartado durante la lectura de la sentencia los argumentos "cambiantes y evasivos" de Azaría. Heller ha certificado que Azaría sabía que sus actos provocarían la muerte del palestino Abdel Fatah Al Sharif cuando le disparó y ha rechazado la teoría de que el atacante murió por los disparos previos y no por el suyo, como argumentó la defensa. La pena será fijada más adelante en este caso, que ha provocado gran tensión en la sociedad israelí y la división entre los que defienden al soldado y los que creen que lo que hizo fue inmoral y contrario al código militar.

Los hechos ocurrieron el pasado marzo en los alrededores de la ciudad de Hebrón cuando dos palestinos se aproximaron al control militar de la localidad de Tel Rumeida y apuñalaron a un soldado. Los militares israelíes redujeron y abatieron a los dos agresores. Uno murió en el acto mientras que el otro, Al Sharif, quedó tendido en el suelo, herido. En el vídeo, grabado por un activista de la ONG israelí B'Tselem y que dio la vuelta al mundo, se ve cómo Azaría, de 20 años, remata al palestino en el suelo.

El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, ha acusado este miércoles a Israel de haberse embarcado en "un proyecto exhaustivo" para acaparar tierras en Cisjordania, ocupada por los israelíes desde 1967, que en la práctica está llevando a que la solución de dos Estados para el conflicto palestino-israelí, que a su juicio es "la única vía posible para obtener una paz justa y duradera", se encuentra en "serio peligro".

Israel ha emprendido una ofensiva diplomática tras la resolución del consejo de seguridad de la ONU que condena los asentamientos en territorios ocupados. El primer ministro, Benjamín Netanyahu, no acepta los términos de esa votación y acusa de estar detrás a la administración de Obama. Por primera vez, Estados Unidos se abstuvo y la resolución salió adelante. El Gobierno israelí llamó este domingo, día de Navidad, a los embajadores de diez de los 14 países que votaron a favor de la resolución de la ONU, entre ellos España. Según fuentes diplomáticas españolas, en el encuentro el gobierno israelí expresó su "decepción" porque España votara a favor. La delegación española cree que que la resolución es equilibrada: condena los actos de violencia y también los asentamientos colonos. En ningún momento se anunció represalias contra España, según esas mismas fuentes.

No es habitual que un gobierno llame a embajadores de medio mundo, el día de Navidad... Pero el de Netanhayu lo hizo ayer. Convocó a 10 de los 14 países que votaron a favor de la resolución de la ONU. Con los otros cuatro no mantiene relaciones diplómáticas. Al igual que otros, el embajador español estaba de vacaciones y en su lugar, fue el encargado de negocios. La reunión transcurrió con normalidad, según fuentes diplomáticas españolas. En el encuentro el gobierno israelí expresó su "decepción" porque España votara a favor. La delegación española cree que que la resolución es equilibrada: condena los actos de violencia y también los asentamientos colonos. En ningún momento se anunció represalias contra España, según esas fuentes.

Los restos mortales del expresidente israelí Simón Peres, fallecido el miércoles a los 93 años, descansan ya en el cementerio del Monte Herzl de Jerusalén, donde han sido enterrados tras un funeral que ha contado con la presencia de decenas jefes de Estado y gobierno extranjeros. La guardia militar de honor escolta al último padre fundador de Israel desde el Parlamento hasta el monte Herzl por una ciudad blindada con 8.000 policías.

Entre el gran número de personalidades que han asistido al último adiós al expresidente y Nobel de la Paz israelí, está el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abás, que junto al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, han protagonizado una de las imágenes del día al darse la mano en un momento en el que hay gran tensión entre ambas partes, ha explicado el corresponsal de TVE, Óscar Mijallo. El líder palestino no pisaba Israel desde 2010.

También destaca la presencia del rey español Felipe VI -sentado junto a Netanyahu durante la ceremonia-; los presidentes de Estados Unidos, Barack Obama; México, Enrique Peña Nieto; Alemania, Joachim Gauck: Francia, Francois Hollande, Italia, Mateo Renzi; y el gran duque Enrique, jefe de estado de Luxemburgo. Obama ha cerrado la ceremonia fúnebre con un discurso en el que ha exhortado a Israel a retomar el camino hacia la paz. También han intervenido el expresidente norteamericano Bill Clinton, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y el jefe del Estado, Reuvén Rivlin, o el escritor israelí Amos Oz.

Los restos mortales del expresidente israelí Simón Peres, fallecido el miércoles a los 93 años, descansan ya en el cementerio del Monte Herzl de Jerusalén, donde han sido enterrados tras un funeral que ha contado con la presencia de decenas jefes de Estado y gobierno extranjeros. Entre ellos han asistido Mahmud Abás, Barack Obama o el rey Felipe VI.