arriba Ir arriba

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha iniciado este lunes su estancia de dos días en Israel con una histórica visita al Muro de las Lamentaciones, un acto de gran significado político y religioso al ser el primer mandatario estadounidense en activo que visita el lugar más sagrado de la religión judía, que se encuentra enclavado en Jerusalén Este, la parte de la ciudad ocupada por Israel desde 1967, y que forma parte de la Explanada de las Mezquitas, sagrada para los musulmanes.

El presidente de Estados Unidos ha llegado este lunes a Israel en la segunda parada de su primera gira internacional. Al poco de aterrizar en Tel Aviv, se ha trasladado a Jerusalén, donde ha llevado a cabo una "visita privada" por la Ciudad Vieja que ha incluído el Muro de las lamentaciones, lo que le convierte en el primer mandatario estadounidense que, en el ejercicio de su cargo, visita el lugar sagrado para los judíos, enclavado en la parte coupada por Israel desde 1967.

Israel ha aprobado este jueves la creación de una nueva colonia en el territorio ocupado de Cisjordania on el apoyo masivo del Gobierno de Netanyahu, se trata del primer asentamiento creado oficialmente en las últimas dos décadas. La decisión ha sido condenada por el secretario general de la ONU, António Guterres. Se da la circunstancia de que ese día, el jueves, también se celebraba el Día de la Tierra Palestina.

La sintonía del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, con el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, ha quedado patente este miércoles en su primer encuentro, celebrado en la Casa Blanca, en el que el mandatario estadounidense ha prometido que impedirá que Irán llegue a tener armas nucleares y, sobre todo, ha abierto la puerta a una solución del conflicto entre palestinos e israelíes que no contemple la existencia de dos Estados, lo que supone desmarcarse del consenso existente en la comunidad internacional y modificar una postura que su país ha defendido durante más de dos décadas.