Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

La incertidumbre en torno a un Brexit que no llega ha pasado factura a eurodiputados, empresas y a los irlandeses. Los representantes británicos del Parlamento Europeo desconocen hasta cuándo tendrán trabajo, a la espera de si se materializa o no el Brexit, ahora retrasado, en teoría, hasta dentro de seis meses. Los continuos aplazamientos en marzo y abril han descolocado a empresas y negocios que llevaban meses preparados. Especialmente relevante es el caso de Irlanda, que desconoce si finalmente habrá una frontera física entre la república y la provincia británica de Irlanda del Norte. 

Las negociaciones con los laboristas para pactar una solución que pueda convencer en Bruselas todavía no han logrado un consenso, ya que el líder de la oposición, Jeremy Corbyn, ha acusado a la primera ministra, Theresa May, de no estar cediendo en sus líneas rojas. Entretanto, May, busca entre los líderes europeos el apoyo necesario para que le concedan una prórroga del Brexit y eviten un divorcio abrupto el 12 de abril.. May se reunirá el martes con la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Emmanuel Macron.

En Portada recoge los riesgos económicos que temen empresarios y ganaderos por la llegada del Brexit; el temor a la restricción de movimiento cuando, con mucho esfuerzo, esa frontera se ha logrado borrar en estos últimos veinte años. El miedo a que el frágil proceso de paz se complique y vuelva la violencia entre católicos y protestantes. En Portada también recoge la voz de quienes votaron a favor de salir de la UE y que en Irlanda del Norte, como en Escocia, fueron minoría.

El Parlamento británico ha aprobado por mayoría encargar a la primera ministra, Theresa May, la solicitud de un aplazamiento del Brexit en la Unión Europea, que debe dar su visto bueno por unanimidad. No obstante, la conservadora no ha renunciado a su acuerdo y volverá a someterlo a votación antes del 20 de marzo. Si se aprueba, pedirá una prórroga hasta el 30 de junio, pero un rechazo podría desencadenar una prórroga más larga.

El Parlamento británico ha rechazado por segunda vez el acuerdo del Brexit por 242 votos a favor y 391 en contra. La primera ministra, Theresa May, ha lamentado la decisión de los diputados y ha convocado dos votaciones cruciales para el futuro del divorcio: el miércoles se decidirá si se rechaza un Brexit sin acuerdo y el jueves votarán sobre la solicitud de una prórroga a la Unión Europea.