Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Analizamos la rueda de prensa de la canciller alemana Angela Merkel previa al verano, recordamos la revolución Sandinista de 1979 con uno de los fundadores del FSLN, Oscar René Vargas; visitamos la feria agropecuaria más importante de Colombia donde nos encontramos con exguerrilleros desmovilizados y viajamos a la India con un grupo de profesores y alumnos de la Universidad Europea de Madrid para conocer el trabajo con mujeres rurales en la Fundación Vicente Ferrer.   

Las autoridades iraníes han negado que uno de sus drones fuera abatido por un buque estadounidense y han asegurado que protegen el golfo Pérsico, en medio del tira y afloja que mantienen con Estados Unidos en esta estratégica región. El desmentido iraní ha llegado horas después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, anunciara que un proyectil disparado desde el buque de asalto anfibio USS Boxer derribó un dron iraní y acusara a Teherán de "acciones hostiles" contra la navegación en agua internacionales.

Irán han anunciado este jueves la captura de un petrolero "extranjero" por realizar operaciones de contrabando en el golfo Pérsico, donde la tensión se ha disparado en los últimos meses. El barco, que transportaba un millón de litros de combustible, fue incautado el pasado domingo al sur de la isla iraní de Larak, en el estratégico estrecho de Ormuz, por donde cruza buena parte del petróleo mundial.

Tanto Reino Unido como Estados Unidos han denunciado que embarcaciones del régimen iraní han intentado abordar petroleros británicos en esa zona, la que alberga el mayor tránsito de cargueros del mundo.

La fragata británica se habría puesto en medio de tres patrulleras iraníes y un petrolero británico. Habría advertido verbalmente a los iraníes para que dejaran de bloquear al carguero y, según la CNN, incluso les habría apuntado con armas. Irán lo niega. Dice en un comunicado que no ha habido enfrentamiento en las últimas 24 horas con ninguna embarcación extranjera. Es muy preocupante, decía hoy el Ministro de exteriores británico Jeremy Hunt.

Vosotros los británicos tenéis la culpa de la inseguridad marítima y pagaréis las consecuencias, amenazaba ayer el presidente Hasan Rohaní. Aludía a que patrulleras británicas, a petición de Estados Unidos, interceptaran la semana pasado a un petrolero iraní en Gibraltar porque supuestamente iba a Siria. En las últimas semanas varios ataques a barcos han incrementado la tensión en la zona. Estados Unidos culpa a Irán, que niega cualquier implicación. Sin ermbargo ha llegado a derribar un dron estadounidense porque -dice- invadía su espacio aéreo.

Irán ya enriquece uranio por encima del límite permitido en el acuerdo nuclear de 2015, que marcaba el máximo en un 3,6%. Países firmantes como Rusia, Francia o Reino Unido han solicitado que cumpla con los niveles establecidos. Israel, por su parte, exige más sanciones para el régimen iraní. A pesar de eso, Teherán advierte que seguirá incumpliéndolo a los niveles previos al acuerdo si no le permiten volver a entrar en los mercados internacionales, de los que fue expulsado por Estados Unidos.

Francia reclamó "firmemente" a Irán este domingo que ponga fin a todos los incumplimientos del acuerdo de 2015 sobre su programa nuclear y dijo estar en contacto con las partes implicadas con vistas a "la necesaria desescalada de las tensiones". El portavoz del Ministerio francés de Exteriores indicó en una declaración que su país constata "con una gran inquietud" el anuncio de Teherán de que ha empezado a enriquecer uranio por encima del límite del 3,67 % fijado en ese acuerdo, y que espera que lo confirme el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA). El régimen iraní justifica el incumplimiento de algunos de sus compromisos con el argumento de que los europeos no han hecho efectivos los suyos, gracias a los cuales esperaba sortear las sanciones de EEUU. 7/7/19

La Unión Europea se ha declarado "extremadamente preocupada" tras conocer la decisión de las autoridades iraníes de comenzar a enriquecer uranio por encima del nivel pactado en el acuerdo nuclear de 2015 y de abandonar paulatinamente aspectos del tratado cada 60 días hasta que Europa, según Teherán, cumpla con su parte del pacto.Irán ha anunciado este domingo su intención de enriquecer uranio por encima del 3,67 por ciento, lejos del porcentaje necesario para fabricar armas nucleares pero por encima del límite estipulado en el acuerdo de 2015, en el que Francia figura como firmante. 7/7/19
 

La tensión dialéctica entre Estados Unidos e Irán ha aumentado en las últimas horas, desde que el presidente estadounidense, Donald Trump decidiera sancionar al líder supremo iraní. Este martes, el presidente de Irán ha asegurado que la Casa Blanca padece un "retraso mental", mientras que Trump ha advertido de que no dudará en hacer uso de una "fuerza grande y abrumadora" contra Irán si continúan los ataques.
 

La actualidad internacional sigue atenta a la escalada de tensión entre Estados Unidos e Irán. Lo último es que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas se ha reunido hace unas horas a puerta cerrada para abordar esta crisis. El máximo órgano de toma de decisiones de la ONU pide a Washington y a Teherán contención y esfuerzo para reducir las tensiones. Llamamiento que sucede a las nuevas sanciones que Donald Trump ha impuesto a la República Islámica.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha elevado la presión sobre Irán este lunes al imponer sanciones económicas contra el líder supremo, Ali Jameneí, y ocho comandantes de las Fuerzas Armadas del país tras el derribo de un dron estadounidense la pasada semana. Trump pretende así ahogar económicamente a quien considera que es el máximo responsable de la "hostilidad" de los últimos días en el golfo Pérsico. 

Teherán asegura que los recientes ciberataques lanzados por Estados Unidos contra sus intereses no han tenido éxito. La Casa Blanca anunciará este lunes nuevas sanciones contra Irán que se suman a otras que ya han golpeado la economía del país. Para Irán estas sanciones perjudican la cooperación internacional. Y Rusia las califica de "ilegales".