arriba Ir arriba

España posee desde hace unos meses uno de los tres superordenadores más rápidos de Europa y uno de los más interesantes del mundo por su arquitectura, el MareNostrum4.

Es catorce veces más rápido que su antecesor, el MareNostrum 3

Está íntegramente destinado a la investigación científica, tanto básica como aplicada. Es catorce veces más rápido que su antecesor, el MareNostrum 3 y ha supuesto una inversión de 34 millones de euros.

@@FOTO[4467885]

Hemos seguido todos los detalles del complejo proceso de desmontaje del MareNostrum 3 y de la posterior instalación del 4, gestionado por el Barcelona Supercomputing Center-Centro Nacional de Supercomputación, que dirige Mateo Valero.

Con ocasión del Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, la Casa Encendida de Madrid acogió un acto con seis mujeres que, desde diferentes disciplinas científicas, compartieron su experiencia e ilusión por su trabajo con el público, con especial atención a las jóvenes que aspiran a convertir en realidad su pasión por investigar, conocer y descubrir. Una estadística, dos físicas, una astrónoma, una paleontóloga y una neurocientífica comparten con RTVE.es cómo descubrieron su vocación, su trabajo actual y qué alegrías y satisfacciones les causa. (Imágenes de: Greta Carrete Vega y Álvaro Fernández López. Foto de Joan Aguiló)

El principal problema de la ciencia en España no es la calidad ni el talento que se ha fugado a otros países, sino los recortes y la falta de estabilidad laboral. España ha reducido su inversión en I+D más de un 12% en los últimos años. Y a pesar de ello, según qué ránking miremos, nuestra ciencia está en novena o en undécima posición. Siendo el 0,7% de la población mundial, tenemos el 1,7% de todos los investigadores del planeta, que son autores de más del 3% de la producción científica global.
Los principales problemas de la ciencia española tienen que ver con el dinero: España se comprometió a que en 2020 la ciencia representara el 2% del PIB. Pero en 2018, a duras penas supera la mitad de ese objetivo. Menos que hace una década. España ha reducido su inversión pública más de un 12% desde 2009, y eso que la economía va mejor. Lo han sufrido los investigadores en sus carnes, y casi en sus empleos.