Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Las fuertes lluvias caídas en las últimas horas en las provincias de Málaga y Sevilla ha dejado un muerto -un bombero que trabajaba en el dispositivo especial-, varios municipios incomunicados, carreteras cortadas y decenas de personas desalojadas de sus viviendas, así como pérdidas materiales que aún no han sido cuantificadas. La Unidad Militar de Emergencias (UME) con base en Morón de la Frontera (Sevilla) ha sido activada poco antes de las 13:00 horas para ayudar en los trabajos en la comarca de Antequera, según recoge Efe.

El temporal de lluvia ha afectado de forma muy notable a la localidad malagueña de Teba. Su alcalde, Cristóbal Corral, ha asegurado a RNE que 500 personas han pasado la noche fuera de sus casas, pero que en su localidad no hay que lamentar daños personales pese a que han caído "cientos de litros por metro cuadrado en pocas horas". "Hemos descartado todo indicio de desaparición de cualquier persona", ha afirmado Corral, antes de asegurar que en la localidad hay numerosos daños materiales. "Estamos completamente desesperados", ha subrayado.

Al menos una persona ha desaparecido en las inundaciones que están sufriendo los municipios malagueños de Teba y Campillos. Se trata de un bombero que trabajaba en el operativo desplegado en la zona, según ha confirmado el alcalde de Campillos, Francisco Guerrero, a RNE. "Parece ser que por la fuerza del agua ha volcado el camión [de bomberos]. De momento no se sabe nada de su paradero", ha narrado el regidor de Campillos.

El alcalde de Campillos ha asegurado a RNE que se ha movilizado a la Policía Local, a la Guardia Civil y a Protección Civil para atender todas las incidencias. En el operativo han colaborado aquellos vecinos que tienen maquinaria pesada.

"Esto es un pueblo solidario. Personas que tienen vehículos pesados, tractores, maquinaria... los han puesto a disposición del dispositivo de emergencia para intentar garantizar la vida de las personas", ha señalado Francisco Guerrero, que ha narrado en la radio pública que gracias a estos vehículos han podido evacuar a varios vecinos de sus casas.

Los que han tenido que dejar sus viviendas han pasado la noche con otros vecinos o en el puesto de mando avanzado de la Guardia Civil, lugar donde varias familias se han alojado.

Más de un millar de personas han asistido este miércoles en Manacor (Mallorca) a la misa funeral, presidida por las 13 víctimas de las inundaciones del pasado 9 de octubre en la comarca del Levante mallorquín, horas después de que haya sido encontrado el cuerpo sin vida del niño Arthur que permanecía desaparecido. La misa, presidida por los reyes, ha sido oficiada por el obispo de Mallorca Sebastiá Taltavull, en la Parroquia de Nuestra Señora de los Dolores de Manacor y ha finalizado pasadas las 20:00 horas.

Los servicios de rescate de la Guardia Civil, efectivos de la Unidad Militar de Emergencia (UME) y bomberos de Mallorca han hallado este miércoles el cuerpo sin vida de Arthur, el niño de 5 años desaparecido a causa de la tromba de agua que golpeó la zona del Levante de la isla el pasado día 9. Con el hallazgo del cuerpo sin vida del niño se eleva a 13 la cifra de víctimas mortales de la riada que afectó a zonas de dos municipios del noreste de la isla, especialmente a la población de Sant Llorenç des Cardassar.

Casi la mitad de las 296 casas afectadas por la riada de la zona del Levante de Mallorca el pasado martes han perdido todos los enseres, según ha manifestado la consellera de Servicios Sociales y Cooperación, Fina Santiago, en los pasillos del Parlament balear. Estas viviendas se encuentran en Sant Llorenç des Cardassar, Son Servera y Artà, los tres municipios afectados por la tromba de agua que cayó hace una semana y que causó la muerte a doce personas además de la desaparición de un niño de 5 años.

Coches apilados, casa llenas de barro y calles cortadas son algunos de los efectos de las inundaciones que todavía son visibles en la ciudad de Trèbes, al sureste de Francia, dos días después de la riada que ha dejado al menos once fallecidos. Los habitantes de la región de Carcassone luchan por recuperar la normalidad, ante los destrozos del temporal.

Las fuertes lluvias que golpean el sureste de Francia han dejado ya al menos 13 muertos, cinco heridos graves y un desaparecido según el servicio de Protección Civil.

La zona más afectada es el curso medio del río Aude, en la región de Occitania. El departamento de Aude se encuentra en alerta roja, la más alta, pero hay otros cuatro departamentos en alerta naranja: Aveyron, Hérault, Pirineos Orientales y Tarn. 

Las precipitaciones han acumulado en pocas horas el equivalente a tres meses de lluviasMétéo France, el servicio meteorológico francés, achaca el temporal a un "episodio mediterráneo muy activo y excepcional" (el fenómeno conocido en España como 'gota fría') y no lo relaciona directamente con la tormenta tropical Leslie, que atravesó la Península Ibérica causando numerosos daños y llegó ante la costa francesa este lunes.

La crecida ha sido muy rápida y los vecinos se han visto sorprendidos. En Villardonnel, una monja ha sido arrastrada por el agua; otras cuatro personas han muerto en Villegailhenc, cerca de Carcasona (capital de Aude), y otras dos en Trèbes. No hay información aún de las circunstancias del resto de víctimas.

Medio centenar de carreteras están cortadas, la línea férrea entre Narbona y Carcasona se ha interrumpido, los colegios están cerrados y hay unas 8.000 viviendas sin electricidad. Las autoridades han pedido a los habitantes de estas zonas que permanezcan en sus casas. La fuerza del agua dificulta el rescate con embarcaciones por lo que se están usando helicópteros.