Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

La Guardia Civil está investigando a 72 personas físicas y jurídicas por diferentes delitos vinculados con la contaminación marina, además de haber detectado 73 incidentes relacionados con vertidos que se han producido de manera directa o indirecta al mar.
Según informa la Dirección General del instituto armado, todo ello ha sido el resultado de la operación “30 días en el mar”, lanzada por Interpol a nivel mundial y coordinada por Europol entre los Estados miembros de la Unión Europea.
En esta operación han participado más de 80 países de todo el mundo, entre ellos España, donde la Guardia Civil y la Marina Mercante han llevado a cabo 1.102 inspecciones en buques, puertos, instalaciones, compañías y lugares anexos al mar susceptibles de ser focos de emisión de vertidos.

En el cuartel general de la policía en Timisoara nos recibe el Comisario Stoicanescu Dan,que  coordinó la detención de Sergio Morate con la policía española. El jueves , a la una de la tarde, le comunicaron que Morate estaba en Lúgos. Y le dijeron quién era. La operación la realizó este grupo de operaciones especiales. Estos hombres siguieron a Morate y a los dos rumanos pero no contaban con que al entrar al apartamento se encontrarían con la mujer de Istvan Hortvat, y con su hijo. Si se hubiesen resistido, habría sido  muy complicado, porque al haber otras personas no podíamos utilizar armas de fuego, confirma Shirvilinko Daniel, el jefe del grupo. Morate está custodiado en un barracón que está detrás de este complejo de la policía. Si todo va bien, Morate podría estar en España antes de que se cumplan los 15 días de prisión preventiva que dictó el juez.

Sergio Morate, el presunto asesino de las dos jóvenes de Cuenca, estaba oculto en estos apartamentos de la localidad de Lugos en Rumanía en casa de un amigo al que conoció en la cárcel de Cuencas. Fuentes próximas a la investigación han confirmado a Televisión Española que los agentes pudieron rastrear su teléfono móvil, en el momento que lo encendió  seguían también la pista de sus contactos con presos rumanos. Todo conducía a Lugós en la frontera con Hungría. Para llegar hasta allí Morate tuvo que recorrer casi 3 mil kilómetros en un seat ibiza verde, también clave en la investigación, se dirigió por el sur de Europa hacia Rumanía donde ahora espera la extradición.

El último sitio donde se vio al presunto asesino de Laura y Marina antes de que emprendiese la huida es un bar en Palomera, Cuenca, que está ligado por lazos personales a Sergio Morate. Se le vio aquí el pasado jueves por la noche y desde entonces la policía lo busca tanto en España como fuera del país, sobre todo se sigue su pista en la Unión Europea porque no existen controles fronterizos ni se requiere pasaporte para desplazarse entre los distintos países miembros. Por eso ya se ha pasado a Europol y a Interpol la orden de busca y captura.  Sergio Morate habría huido en su propio coche, un Seat Ibiza de color verde, o en alguno de su entorno familiar. Es una de las posibilidades que maneja la Policía Nacional en esta investigación y en la que trabajan varios departamentos como Homicidios o la policía científica. 

Cada año llegan a España alrededor de 400 personas con antecedentes por abusos sexuales a menores. Son, en su mayoría, pederastas británicos que han cumplido condena en su país, pero que son objeto de un seguimiento personalizado cuando salen de prisión. Se vigilan todos sus movimientos, sobre todo si deciden viajar al extranjero. En España, la Costa del Sol, las islas Canarias y Alicante son sus destinos preferidos y el aeropuerto de Málaga su principal entrada. La Secretaría de Estado de Seguridad y las autoridades policiales británicas han suscrito un protocolo de actuación conjunto sobre individuos condenados por pedofilia. Policía Nacional y Guardia Civil, en comunicación con Interpol, estrechan su control y vigilancia durante su estancia o residencia en nuestro país, cuando el riesgo de reincidencia sea alto. Informe Semanal ha viajado hasta la Costa del Sol, Alicante y Castellón, tres de los refugios preferidos por delincuentes y fugitivos. Miembros de la Guardia Civil de Málaga y Alicante nos han contado cómo se procede en estos casos. También hemos hablado con Francisco Martínez, Secretario de Estado de Seguridad, José María Larriba, Comisario de Interpol en España, José Luis Fajardo, Inspector de Delincuencia Violenta, y con Tim Gerish, portavoz de la policía británica. Un reportaje de investigación que prueba el intento de los pederastas de colarse como profesores de idiomas en colegios españoles.