Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Más de mil personas desalojadas como medida de precaución y, al menos, 1.500 hectáreas quemadas es el balance provisional del incendio que afecta desde el miércoles a la Serra de la Morna de Ibiza, informa RNE. Los desalojados son 700 turistas de un hotel, 140 escolares de un centro escolar de Sant Joan y otras 250 que residen en la zona. Los turistas han sido realojados en otro establecimiento y se han ido por su voluntad, no por una instrucción del Gobierno balear, informa RNE. Fuentes de la Consejería de Interior han informado de que se ha establecido una "zona de seguridad" en las localidades turísticas de Portinatx y de Cala de San Vicent, próximas al fuego, que se extiende a lo largo de seis kilómetros hasta el mar. Más de 250 personas luchan contra las llamas, con la ayuda de siete aviones y siete helicópteros, pero las condiciones meteorológicas dificultan la extinción, por lo que no se espera poder estabilizar o controlar el fuego este jueves, informa RNE. Ante la extensión, el Govern balear ha reclamado más medios al Ministerio de Medio Ambiente: cuatro helicópteros pesados y 2.200 metros de mangueras. El conseller de Medio Ambiente del Gobierno balear, Gabriel Vicens, ha asegurado a RNE que no se descarta que el fuego llegue a núcleos de población. "Estamos preparados para realizar los desalojos necesarios lo más rápidamente posible. También tenemos previsto alojamientos para turistas o para los miembros de los servicios de extinción", ha subrayado. El presidente del Gobierno balear en funciones, Francesc Antich, ha calificado el fuego de "desastre ambiental brutal" y ha lamentado que el incendio haya arrasado una extensión importante de paraje natural, "una de las riquezas más grandes de esta tierra". La ministra de Defensa, Carme Chacón, ha admitido que el incendio es "feo" y ha anunciado la llegada este viernes de 100 efectivos más de la Unidad Militar de Emergencias, que se sumarán a los 204 llegados en las últimas horas. En una comparecencia ante los medios, tras sobrevolar la zona afectada, Chacón ha recalcado que la prioridad es controlar el incendio "cuanto antes" y que el peor enemigo es el viento, por lo que "hay que estar constantemente alerta".

Más de mil personas desalojadas como medida de precaución y, al menos, 1.500 hectáreas quemadas es el balance provisional del incendio que afecta desde el miércoles a la Serra de la Morna de Ibiza, informa RNE. Los desalojados son 700 turistas de un hotel, 140 escolares de un centro escolar de Sant Joan y otras 250 que residen en la zona. Fuentes de la Consejería de Interior han informado de que se ha establecido una "zona de seguridad" en las localidades turísticas de Portinatx y de Cala de San Vicent, próximas al fuego, que se extiende a lo largo de seis kilómetros hasta el mar. Más de 250 personas luchan contra las llamas, con la ayuda de siete aviones y siete helicópteros, pero las condiciones meteorológicas dificultan la extinción, por lo que no se espera poder estabilizar o controlar el fuego este jueves, informa RNE. El conseller de Medio Ambiente del Gobierno balear, Gabriel Vicens, ha asegurado a RNE que no se descarta que el fuego llegue a núcleos de población. "Estamos preparados para realizar los desalojos necesarios lo más rápidamente posible. También tenemos previsto alojamientos para turistas o para los miembros de los servicios de extinción", ha subrayado.

La Guardia Civil ha detenido en Ibiza a un hombre de 51 años como presunto responsable del incendio que afecta desde el miércoles a cientos de hectáreas de la Serra de la Morna de esta isla, en el municipio de Sant Joan de Labritja, junto a Santa Eulalia. El fuego comenzó cuando trabajaba con un ahumador en un panal de abejas y, de manera fortuita, causó el fuego. Según RNE, se ha prorrogado la detención del hombre, acusado de homicidio imprudente, 72 horas. Más de 1.500 hectáreas quemadas y 220 desalojados, balance provisional del fuego, que sigue sin control. Se trata del incendio más grande registrado en Ibiza.

Un hombre está detenido en Ibiza como presunto responsable del incendio que ya ha arrasado 1.500 hectáreas de pinar y que ya es el mayor ocurrido en la isla. Es un apicultor del municipio que supuestamente, provocó el fuego de manera fortuita cuando trabajaba en un colmenar de abejas.

La Serra de la Morna, en el municipio de Sant Joan de Labritja (Ibiza), sufre un incendio forestal desde mediodía que abarca ya una extensión de "cientos de hectáreas", según ha informado la Conselleria balear de Medio Ambiente y Movilidad, que ha desplegado en la zona seis brigadas. La Dirección General de Emergencias del Govern ha decretado el nivel 1 de riesgo, por la proximidad de viviendas a esta zona del noreste de la isla y ha coordinado la evacuación de "decenas" de casas unifamiliares afectadas por el humo, sobre todo en el valle de Morna. Según informa TVE, nueve familias han tenido que abandonar sus domicilios. Desde primera hora de la tarde combaten el fuego tres aviones (dos Canadair desplazados desde la Península y otro desde Mallorca), así como cinco helicópteros y efectivos terrestres con medio centenar de técnicos del Instituto Balear de la Naturaleza (Ibanat), 26 efectivos de los Bomberos de Ibiza y miembros de Protección Civil.

Un Juzgado de Ibiza ha imputado a un sacerdote, director de un colegio religioso de la isla, por presuntos delitos de abusos sexuales a menores y le ha prohibido acercarse a menos de 50 metros del centro educativo y de las presuntas víctimas. El cura fue detenido y puesto en libertad esta semana por estos hechos. Según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJIB) en un comunicado, el titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Ibiza, en funciones de guardia, dictó el pasado lunes por la tarde un auto de libertad provisional con cargos para este hombre, que dirige un colegio religioso y para quien la Fiscalía no pidió prisión. El magistrado adoptó ese día las medidas cautelares reclamadas por el Ministerio Público, que consisten en la prohibición de acercamiento al centro escolar y a las víctimas.