arriba Ir arriba

El Tribunal Supremo Electoral ha declarado este domingo presidente de Honduras a Juan Orlando Hernández, que renueva su puesto al frente del país, después de un largo y polémico proceso de recuento de votos de las elecciones celebradas el 26 de noviembre.

El anuncio lo ha realizado el magistrado presidente del TSE, David Matamoros, en la cadena nacional de radio y televisión, donde ha señalado que el gobernante Partido Nacional ganó también la mayoría de los 128 diputados para el Parlamento y 298 alcaldías.

Según el informe del TSE, Hernández obtuvo el 42,95% de los votos, contra el 41,24% del candidato de la Alianza de Oposición contra la Dictadura, Salvador Nasralla, quien ha advertido que no reconoce los resultados oficiales porque resultan de un "fraude" electoral.

Los comicios se celebraron de manera pacífica, pero el país comenzó el mismo día de las votaciones a vivir una incertidumbre, ya que tanto Hernández como Nasralla se autoproclamaron presidente, sin que el TSE hubiera dado su primer informe preliminar.

Joaquín Mejía, doctor en Estudios Avanzados en DDHH de la Universidad de Honduras explica en RNE el estado de excepción en su país por las denuncias de fraude electoral. "Tenemos un problema de confianza en las instituciones y por otro lado de acciones y omisiones de esos organismos que han acabado con la confianza de los ciudadanos", ha dicho.

El Gobierno de Honduras ha declarado el estado de excepción para frenar la violencia desatada en las calles por un presunto fraude en las elecciones generales celebradas el 26 de noviembre, tal y como ha denunciado la oposición del país. La medida rige a partir de las 23:00 hora local de este viernes (las 06:00 hora peninsular del sábado) y durante 10 días. Mientras, el recuento de votos para definir al nuevo presidente se ha alargado por la ausencia de la oposición en un proceso especial de escrutinio.