arriba Ir arriba

La alfombra roja de los Oscar volvió a dejar claro que es el mejor escaparate de la alta costura. Este año para muchos la más elegante ha sido Emma Stone, la ganadora a mejor actriz, con un modelo dorado de inspiración años 20 de Givenchy. Entre las más elegantes volvió a estar Isabelle Hupert, de Armani, quien también vistió a Viola Davis y a Nicole Kidman. Entre los hombres, destacó el smoking clásico de Cassey y la camisa negra el de Mahershala Ali. 

Cientos de personas han acudido en Los Ángeles a un acto reivindicativo que se opone a la política migratoria de Trump, a sus leyes restrictivas y a los recortes de libertades, incluida la de expresión. Han participado distintos actores y miembros del cine como el cineasta iraní Asghar Farhadi, nominado a los Óscar y que no viajará a Los Ángeles, el actor Michael J. Fox y la actriz Jodie Foster.

Ultimando los preparativos de la gran fiesta del cine. El domingo todas las miradas estarán puestas en él. Oscar que ya está pulido y reluciente para cambiar la carrera del que lo tenga en sus manos. A cuatro días de la ceremonia las casas de apuestas hacen su agosto donde dan como favorita a La La Land y su presentador, el televisivo Jimmy Kimmel, se ha lanzado a las calles micro en mano para comprobar si la gente de a pie le reconoce. De momento, con escaso éxito.

Premios Oscar: Mejor película de habla no inglesa

Más allá del cine

  • La política antiimigración de Trump convierte a la categoría en protagonista
  • El iraní Asghar Fahadi, director de El viajante, no acudirá a la ceremonia
  • Land of mine, Tanna Un hombre llamado Ove, el resto de candidatas

Baile y colorido en una edición en la que los académicos han apostado por dramas de fuerte contenido social. 'Moonlight' es el viaje de la adolescencia a la madurez de un chico afroamericano. Es uno de esos títulos que acaban con la maldición de los 'Oscar so white', la crítica a entregas anteriores en las que se ninguneó a los cineastas de color. Consigue 8 nominaciones. Este año además tres mujeres negras, las de 'Figuras ocultas' han llamado la atención de los votantes, la historia de un hombre marginado por su color de piel, el Denzel Washington de 'Fences' también aspira a título del año.

RTVE.es te adelanta en exclusiva el making of de La ciudad de las estrellas - La La Land, la nueva película del director Damien Chazelle protagonizada por Ryan Gosling y Emma Stone y que llegará a los cines españoles el 13 de enero.

En este vídeo exclusivo del 'Así se hizo', el director y los protagonistas desvelan los secretos del rodaje de esta película, máxima favorita de esta edición de los Globos de Oro con siete nominaciones, y premiada en el Festival de Venecia con la Copa Volpi a Emma Stone por su interpretación.

Ryan Gosling y Emma Stone explican y vemos cómo tuvieron que aprender a bailar durante los tres meses anteriores al rodaje para convertirse en "una clásica pareja cinematográfica de Hollywood, como Fred y Ginger, o Bogart y Bacall", explica el director Damien Chazelle (Whiplash). "Aprendimos mucho con Mandy Moore. Aprendimos claqué, jazz y bailes de salón. Teníamos ensayo de baile cada día durante Dos o tres meses antes de rodar", cuenta Emma Stone (Birdman) en este clip.

Gosling, que deseaba "rodar una película del estilo de los musicales de los años 30 y los 40", además tuvo que aprender a tocar el piano: "Siempre había deseado tener tiempo para aprender a tocar el piano. ¿En qué otro empleo tu trabajo consiste en aprender a tocar el piano durante tres meses? Ha sido uno de los periodos de preproducción más satisfactorios que he tenido", explica el protagonista de Drive.

En este making of también explica su primera experiencia como actor el cantante y compositor John Legend, que completa el reparto junto a actores como J.K. Simmons, Rosemarie DeWitt o Trevor Lissauer.

Sinopsis: La película empieza como todo en Los Ángeles: en la autopista. Aquí es donde Sebastian (Ryan Gosling) conoce a Mia (Emma Stone), gracias a un desdeñoso claxon en medio de un atasco, que refleja a la perfección el estancamiento de sus respectivas vidas. Los dos están centrados en las esperanzas habituales que ofrece la ciudad. Sebastian intenta convencer a la gente en pleno siglo XXI de que les guste el jazz tradicional y Mia solo quiere acabar por una vez una prueba de casting sin que la interrumpan con un "gracias por venir". Ninguno de los dos imagina que su inesperado encuentro les va a llevar por un camino que jamás habrían podido recorrer solos.