Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Gaza y el sur de Israel han vivido los momentos más violentos desde la ofensiva israelí de 2014 en la franja. Desde ayer sábado, los bombardeos israelíes han matado al menos a 22 palestinos y los cohetes lanzados por milicianos palestinos han acabado con la vida de cuatro israelís. El primer ministro de Israel y titular de Defensa, Benyamin Netanyahu, ha dado instrucciones al Ejército para continuar con los bombardeos a gran escala, que ya han alcanzado diversos objetivos en Gaza, entre ellos ubicaciones y milicianos de Hamás y la Yihad Islámica, como lanzaderas de cohetes, bases de entramientos, situos donde fabrican y almacenan armas, túneles subterráneos que comunican con Israel y los cuarteles generales de los servicios de seguridad pública. Las milicias palestinas han disparado unos 600 proyectiles, que han afectado de forma especial la ciudad de Beersheva. La mayoría de esos lanzamientos cayeron en campo abierto y otros fueron interceptados por el sistema defensivo israelí Cùpula de Hierro, sólo cerca de cuarenta llegaron a sus objetivos. 5/05/19

Israel ha matado en Gaza a un líder de las milicias armadas de Hamás en una operación encubierta en la que han muerto otros seis palestinos y un soldado israelí.

Nour Baraka era el comandante de las Brigadas al Qasam en la zona este de Jan Yunis, al sur de Gaza. Considerado un alto mando, era el responsable de la excavación de túneles, del lanzamiento de proyectiles y de ordenar a francotiradores disparar a soldados israelíes e intentar secuestrar a soldados.

El enfrentamiento ha sido seguido por el lanzamiento de una decena de cohetes hacia Israel que no han causado víctimas.

El primer ministro, Benjamín Netanyahu, que se encontraba en Francia para tomar parte en la Cumbre de la Paz de París, ha regresado a Israel.

El nuevo repunte de la violencia se produce cuando aumentaban las esperanzas que se llegase a un acuerdo de alto el fuego de alta duración entre Israel y las milicias palestinas, en el que media El Cairo con apoyo de la ONU desde hace meses.

Israel ha rechazado la investigación independiente que le habían pedido la ONU y la Unión Europea sobre los incidentes ocurridos en la frontera con Gaza que se saldaron con la muerte de más de una decena de palestinos. El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha dicho que fueron "medidas firmes de Israel para defender su soberanía".

ÓSCAR MIJALLO.- Nadie vio venir la Primera Intifada, ni siquiera los propios movimientos islamistas palestinos. Pero con los años, y vista su trascendencia e impacto, muchos han reclamado su paternidad. Fue uno de los acontecimientos que más ha transformado las dinámicas del conflicto en Palestina. Una de esas mayores transformaciones es que, con ella, también nació un nuevo actor: El Movimiento de Resistencia Islámica, "Hamás", en su acrónimo en árabe.

El movimiento islamista Hamás, que gobierna en Gaza desde que expulsó a las fuerzas leales a la Autoridad Nacional Palestina (ANP) en 2007, ha anunciado este domingo que disolverá el Comité Administrativo para gestionar el enclave y que, por tanto, acepta celebrar elecciones generales. En un comunicado enviado a la prensa, el movimiento cede el poder administrativo al Ejecutivo encabezado por Rami Hamdala, que en la última década gobernaba solo Cisjordania, aunque se espera que mantenga parte del poder en el campo de la seguridad y policial.