arriba Ir arriba

Guinea, Liberia y Sierra Leona han superado su primera semana sin ébola. Los tres países de África Occidental más afectados por la epidemia, que se ha llevado por delante la vida de más de 11.000 personas desde marzo de 2014, han superado por fin el peor brote que ha sufrido el mundo. Luis Encinas, responsable en Ébola de Médicos Sin Fronteras, nos confirma si se ha vencido el virus.

En Portada ha viajado a Guinea Ecuatorial para retratar el cambio experimentado por el país en los últimos 20 años, desde que el descubrimiento de petróleo en 1995 marcara un punto de inflexión. La nueva Guinea Ecuatorial es un país regado por el dinero del petróleo pero detrás de la exuberancia de las grandes infraestructuras, el país mantiene los déficits democráticos y sociales previos a la eclosión de los petrodólares. La paradoja de la abundancia se estrena el jueves 16 de abril a las 23.40 h en La 2.

La epidemia de virus del Ébola declarada en África Occidental cumple un año, en el que 10.194 personas han muerto y más del doble han resultado infectadas.

Según el último informe de situación de la Organización Mundial de la Salud (OMS), fechado el 19 de marzo, 4.264 personas han perdido la vida en Liberia, mientras Sierra Leona es el segundo país más afectado con 3.691 muertes y en Guinea se han registrado 2.224 fallecimientos. Las cifras, sin embargo, no están actualizadas y pueden ser sensiblemente más altas.

En este tiempo, la enfermedad ha salido también de África y ha llegado a Europa y Estados Unidos, bien por infectados que han sido repatriados o por casos aislados de contagio, como el de la enfermera española Teresa Romero.

Coincidiendo con el aniversario, varias ONG han recordado que sus avisos al comienzo del brote no fueron escuchados.

La Organización Mundial de la Salud reúne a un grupo de expertos en ética médica para estudiar el uso de  tratamientos experimentales para luchar contra el ébola. Ya se están probando en dos pacientes de Estados Unidos y en el español  Miguel Pajares. Los países afectados del África Occidental también esperan poder contar con ellos.

MIentras los países africanos tratan de extremar las medidas profilácticas para atajar el contagio creciente.