Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Suplemento audiovisual del programa de radio dedicado a Guatemala.

El poderoso sol tropical bendice y castiga a los veintidós departamentos en que se divide esta norteña nación centroamericana. Guatemala es una tierra que entra por los ojos, no sólo por sus costas –pacífica y atlántica–, sus selvas y volcanes; también por una apasionante historia que, entre el colonialismo y las culturas prehispánicas, abarca varios milenios. Los mayas dejaron ruinas asombrosas como Tikal; también una descendencia que, con más o menos mestizaje, llega hasta nuestros días y mantiene vivas muchas tradiciones. Desde la pintoresca La Antigua hasta las caribeñas Puerto Barrios o Livingston, los pueblos y ciudades guatemaltecos rebosan color y alegría.

Estefany y Naydelin, de Guatemala, y Josephine y Ezelina, de Malawi, han viajado a España para explicar su lucha contra el matrimonio infantil en sus países, que este año lo han prohibido por ley, aunque las menores explican a Efe que lo más importante para evitarlos es hablar con los padres para que les dejen estudiar. Las cuatro activistas han recibido la ayuda de la ONG Plan Internacional, que les ha permitido poder seguir estudiando y librarse de ese futuro que ya tenían escrito: casarse al cumplir los 13 ó 14 años.

Defender los derechos humanos es cada vez más difícil en el mundo. Los activistas, hombres y mujeres, se arriesgan a ser blanco de procesos judiciales, campañas de desprestigio, acoso, amenazas y, en los casos más extremos, desapariciones forzadas y asesinatos. En 2016, 281 activistas perdieron la vida, 125 más que el año anterior.

Amnistía Internacional (AI) considera que estos niveles de persecución, intimidación y violencia son inéditos, y por ello ha lanzado una campaña internacional con el lema "Valiente" para destacar el trabajo de estas personas y pedir su protección.

"Eritrea es una gran prisión", ha explicado Berekhet, quien tuvo que huir de Eritrea tras fundar una web informativa para denunciar la falta de libertad del régimen.

América Latina es especialmente peligrosa para los activistas que defienden los derechos de los indígenas a la tierra y el medio ambiente. El caso más conocido es el de la hondureña Berta Cáceres, asesinada en marzo de 2016.

Pascual Bernabé Velázquez representa al "gobierno plurinacional" de los indígenas mayas de la región de Huehuetenango, en Guatemala, que se oponen a las empresas hidroeléctricas. Los líderes indígenas han sido encarcelados y posteriormente puestos en libertad, y algunos asesinados.

"Defendemos el territorio, el agua, las montañas, los animales - ha asegurado durante el acto de AI - El Gobierno, con sus propias leyes, que son para los empresarios, está presionando a las personas".