arriba Ir arriba

Seis activistas de la organización ecologista Greenpeace han colgado un cartel contra el Acuerdo Transatlántico de Comercio e Inversión (TTIP por sus siglas en inglés) en un edificio de la Gran Vía madrileña durante la visita del presidente de EE.UU., Barack Obama, a Madrid. En el cartel se puede leer: "Sí, podemos parar el TTIP.

Un glaciar en el Ártico ha sido el espectacular escenario de este concierto organizado por Greenpeace. Mientras el artista toca, parte del hielo se desploma. Con su música el pianista Ludovico Einaudi ha querido denunciar el cambio climático que afecta a esta región al doble de velocidad que al resto del mundo. En los últimos 30 años se ha perdido el 75% del volumen de hielo marino.

El consumo de combustible de los vehículos se reduce en un 10% cuando la velocidad pasa de 90 a 70 kilómetros por hora. Aseguran los ecologistas que aunque estemos circulando a esta velocidad por el plan anticontaminación del Ayuntamiento de Madrid, no habrá grandes resultados. En principio, un cambio del tiempo ayudaría a que la contaminación que se vive en Madrid, se redujera pero por ahora continúa el anticiclón.

Queda menos de un mes para que se celebre en París la Cumbre del Clima, COP 21. Se considera una cita crucial porque de ella se espera que alumbre un nuevo acuerdo internacional que involucre a todos los países para reducir sus emisiones de gases invernadero y mantener el calentamiento global por debajo de los 2ºC. Greenpeace apuesta por las energías renovables como alternativa a los combustibles fósiles para luchar contra el cambio climático. Dentro de esa estrategia, este jueves se ha presentado a siete ciudadanos, los llamados héroes anónimos del clima, que trasladarán esas demandas a la cumbre de París. Tatiana Nuño, responsable de la campaña de Cambio Climático de Greenpeace, nos cuenta quiénes son estas personas.

Un grupo de activistas de Greenpeace ha cubierto completamente la verja de la fachada principal del edificio del Ministerio de  Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente con 200 m2 de carteles con el mensaje Se vende por cese de  actividad para denunciar el declive que han sufrido las políticas medioambientales en los últimos años y el incumplimiento de sus  funciones por parte del Ministerio. De forma simbólica han instalado una oficina inmobiliaria frente al edificio. Julio Barea, portavoz de Greenpeace.