Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

El compañero de celda en la cárcel de Gran Canaria de Antonio Ojeda, más conocido como Juan 'El Rubio', ha relatado al juez que éste le confesó que mató al niño Yeremi Vargas, el menor desaparecido en la localidad de Vecindario en el año 2007, en una confidencia hecha cuando estaba apesadumbrado por la condena que acaban de imponerle por abusar de otro niño, según ha relatado al juez.

Fueron cincuenta y siete hombres que defendieron el último bastión español en Filipinas en 1898. Se refugiaron en una pequeña iglesia, en la que esperaron la llegada de unos refuerzos que nunca llegaron. Ahora una película recuerda aquellos días de 'Los últimos de Filipinas'. La aldea filipina se ha reconstruido por completo en Santa Lucía de Tirajana, al sureste de Gran Canaria. Aquí rueda durante todo el día uno de los repartos más extenso y popular del cine español, entre ellos Luis Tosar o Eduard Fernández. Tras rodar una semana en Guinea y ocho en Gran Canaria, llegará a los cines en diciembre de este mismo año.

Una mujer de 37 años ha sido detenida en Las Palmas de Gran Canaria como presunta autora del homicidio de su hijastro de 9 años. La detenida, de nacionalidad china y sin antecedentes policiales, ha reconocido a los agentes haber golpeado en repetidas ocasiones al pequeño, de la misma nacionalidad, hasta causarle la muerte. El padre del niño, de 55 años y de idéntica nacionalidad, también ha sido detenido en relación a los malos tratos previos sufridos por el menor.

La Guardia Civil busca a un hombre que en el momento de desaparición de Yéremi Vargas tenía entre 30 o 40 años y estuvo en el lugar de los hechos con una gorra de béisbol y un coche Renault 5 Oasis, para determinar si tiene o no relación con el caso, y pide la colaboración para localizar este vehículo.

Según han confirmado fuentes del instituto armado, la búsqueda del niño canario nunca se ha abandonado y ahora se abre una línea de investigación tras confirmarse que un Renault 5 versión Oasis de color blanco estuvo en la zona en la que desapareció el 10 de marzo de 2007.
Los investigadores buscan tanto el vehículo como a su conductor, que según varios testigos tenía entre 30 y 40 años y vestía una gorra de béisbol.