arriba Ir arriba

El exvicepresidente de ZimbabueEmmerson Mnangagwa, ha jurado este viernes como presidente provisional del país en sustitución de Robert Mugabe. La jura se ha producido en un gran acto de ambiente festivo en un estadio de la capital, Harare.

El exvicepresidente ya fue nombrado el pasado domingo nuevo líder de la ZANU-PF y candidato oficialista a las presidenciales de 2018.

Mugabe dimitió el pasado martes tras un golpe de Estado de los militares para impedir que la sucesión pasara a su familia en la persona de su esposa, Grace.

Mnangagwa regresó a Zimbabue desde Sudáfrica, donde había huido por amenazas de muerte. La facción del partido gobernante, ZANU-PF, que apoyaba a Grace Mugabe forzó su destitución, lo que para los militares fue traspasar una línea roja.

Mnangagwa cuenta con el apoyo de los veteranos de la guerra de liberación, un importante grupo de poder en el régimen zimbabuense.

Máxima tensión en Zimbabue. Las especulaciones sobre un golpe de Estado se han intensificado en las primeras horas de este miércoles con el despliegue de tropas en la sede de la televisión estatal, pero el Ejército ha negado una acción contra Robert Mugabe, y ha confirmado que se trata de una operación contra "los criminales" del entorno del presidente.

Un portavoz militar ha declarado televisión que tanto Mugabe, de 93 años, como su familia están "sanos y salvos" y "su seguridad está garantizada". "Solo apuntamos a los criminales que lo rodean (...) tan pronto como se logre nuestra misión, esperamos que la situación vuelva a la normalidad", ha afirmado un general en un mensaje dirigido al pueblo.

En su intervención ha indicado que la situación en el país "ha pasado a otro nivel" y que los "criminales" que han causado sufrimiento en el país serán "llevarlos a la Justicia".

Una fuente del gobierno ha informado de la detención del ministro de Finanzas, Ignatius Chombo, un miembro de 'G40', facción del partido gobernante liderada por la esposa de Mugabe, Grace, que es vista como su posible sucesora.

Se cumplen 44 años del golpe de Estado capitaneado por el general Augusto Pinochet que derrocó al presidente Salvador Allende en Chile. Miles de personas han participado este domingo en la tradicional marcha en Santiago hacia el Cementerio General donde reposan los restos de Allende. Durante la manifestación se han producido algunos enfrentamientos con la Policía. Según cifras oficiales, unos 3.200 chilenos fueron asesinados por agentes del Estado. Otros 33.000 fueron torturados y encarcelados y más de 300.000 tuvieron que exiliarse.