Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

El expresidente de la CEOE Gerardo Díaz Ferrán ha asegurado que "nunca" se ha llevado dinero de los clientes de Viajes Marsans y ha acusado a la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) de "cargarse" la compañía al retirarle la licencia para vender billetes de avión en abril de 2010 "porque le dio la gana". También se ha desvinculado de la "gestión y el día a día" de Viajes Marsans y ha repetido en varias ocasiones que su socio Gonzalo Pascual, fallecido en 2012, era la "cabeza visible" de la misma y el que se ocupaba de la "administración y la gestión".

  • El exjefe de la patronal asegura que "nunca" se llevó dinero de los clientes
  • Afirma que las decisiones en la empresa las tomaba su socio, ya fallecido
  • La Audiencia Nacional le juzga por un delito continuado de apropiación indebida
  • Se enfrenta a 4 años de cárcel por haberse quedado 4,4 millones de sus clientes

El expresidente de la CEOE Gerardo Díaz Ferrán ha aceptado una condena de cinco años y medio de prisión por el vaciamiento patrimonial de Marsans tras haber alcanzado un acuerdo de conformidad con las acusaciones, que llegaron a pedir hasta 15 años de cárcel. Díaz Ferrán admitió los delitos de alzamiento de bienes, concurso fraudulento, blanqueo de capitales e integración en grupo criminal.

El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ha dado el primer paso para volver a sentar en el banquillo de los acusados al expresidente de la CEOE Gerardo Díaz Ferrán y a Iván Losada, colaborador de su testaferro Ángel de Cabo, por apropiarse de 4,4 millones de euros de clientes de Viajes Marsans. El magistrado les acusa de un "delito continuado de apropiación indebida" al ingresar el dinero de las reservas de viajes en una cuenta ajena a Marsans y desde allí se hicieron transferencias a favor de compañías pertenecientes a los propietarios de la agencia.

Ángel de Cabo ha reconocido ante la policía que firmó un acuerdo para evitar los controles de los concursos de acreedores y que pactó pagar a Gerardo Díaz Ferrán y a Gonzalo Pascual cinco millones de euros. De Cabo asegura que además le reclamaron la propiedad de dos fincas e impedir la pérdida de sus casas. Según su declaración los pagos se hacían en efectivo, con transferencias a otras sociedades y talones al portador. De Cabo asegura que Díaz Ferrán tenía dinero en Hong Kong porque pidió que le envíasen las transferencias a cuentas en ese país.

El auto del juez Velasco señala que Gerardo Díaz Ferrán, su socio Gonzalo Pascual ya fallecido y el empresario Ángel de Cabo acordaron una fórmula para vaciar patrimonialmente el grupo Marsans una vez que se declaró en concurso de acreedores. Después, mediante operaciones fraudulentas se quedaron con el dinero de las ventas en lugar de pagar las deudas a los acreedores.