arriba Ir arriba

El titular de instrucción número 30 de Barcelona ha acordado enviar a juicio a los exdirectivos de Catalunya Caixa Narcís Serra y Adolf Todó, así como a otros 39 miembros del consejo de administración que aprobaron los sobresueldos de la cúpula de la entidad cuando esta padecía pérdidas y había sido intervenida por el Fondo de Reestructuración Bancaria Ordenada (FROB). En un auto, el juez ha impuesto además una fianza de 9,5 millones de euros a los exdirectivos: el magistrado instructor obliga a los encausados a pagar solidariamente una fianza de 2,5 millones al FROB y otros 7 millones a favor de Catalunya Caixa, en previsión de las indemnizaciones que pudieran ser condenados a abonar.

La Audiencia Nacional ha dictado la apertura de juicio oral contra ocho exdirectivos de la CAM por irregularidades en la gestión de la caja que condujeron a su quiebra. Les reclama, además, el pago de una fianza de responsabilidad civil por importe de 1.592 millones de euros. La magistrada sienta en el banquillo, entre otros, al expresidente Modesto Crespo y la exdirectora general de la Caja de Ahorros del Mediterráneo Dolores Amorós por la comisión de un delito de falsedad en las cuentas anuales, delito relativo al mercado y los consumidores, manipulaciones informativas, estafa agravada, apropiación indebida y falsedad en documento mercantil.

Ricard Pagès ha declarado en la Audiencia Nacional que el Banco de España tenía todos los datos de los sueldos de los directivos y los seguros vinculados a sus contratos. También ha reconocido que se realizaron aportaciones económicas a los fondos de pensiones. Según la Fiscalía, Pagés orquestó un entramado de pólizas y planes de pensiones que permitía a la dirección cobrar indemnizaciones millonarias cuando dejaban el cargo. Los otros tres exdirectivos en el banquillo han asegurado que todos los seguros eran legales y que sus derechos eran los mismos que los del resto de trabajadores.