Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Japón recuerda hoy a las 19.000 víctimas del tsunami que hace dos años arrasó el noreste del país y provocó en Fukushima la mayor crisis nuclear en 25 años. El desastre supuso el cierre de la mayoría de los reactores del país, aunque el nuevo gobierno nipón se ha mostrado partidario de reactivar la energía atómica.

Hace dos años, un 11 de marzo de 2011, a las 2.46 de la tarde hora local, la tierra tembló de forma devastadora en Japón. Media hora más tarde un monstruo de agua de diez metros se adentraba en las costas del noroeste del país arrasando lo que todavía estaba en pie y provocando el colapso de la central nuclear de Fukushima: el peor accidente atómico tras Chernobyl. De la tragedia quedan las heridas abiertas por la muerte y desaparición de más de 19.000 personas, el empeño de un eficaz país por reponerse y reconstruir su desolado paisaje, y un debate sobre la energía nuclear.

Hablamos con el profesor Eduardo Gallego, catedrático de Energía Nuclear de la Universidad Politécnica de Madrid.

Japón ha reconocido que algunas de sus plantas realmente no estaban diseñadas con la suficiente robustez para hacer frente a las catástrofes naturales. La reapertura de las plantas solo se hace si se cuenta con el permiso de las autoridades locales, seguramente no volverán a abrir todas las centrales del país.

En temas de energía el apostar por una fuente no es lo más inteligente. Tienen que apostar por las renovables manteniendo las nucleares que sean más seguras (11/03/13).

El nuevo primer ministro nipón, Shinzo Abe, ha inspeccionado este sábado la central de Fukushima, epicentro de la crisis nuclear, para comprobar las labores de desmantelamiento en medio de las dudas sobre la política energética que tomará el Gobierno.

En marzo de 2011, en Fukushima, Japón, un terremoto dio lugar a una crisis nuclear sin antecedentes... Después de este suceso, el Organismo Internacional de la Energía Atómica y la Unión Europea han solicitado la adopción de nuevas medidas de seguridad. Conocemos estas medidas que van a tener que aplicarse en las centrales españolas. Además, en La Palma hablamos con los trabajadores del hospital que se están movilizando contra las consecuencias de los recortes del centro. En Almonte acompañamos a los peregrinos que han acompañado a la Virgen del Rocío hasta la aldea onubense, donde permanecerá durante 9 meses. Y en Salamanca vemos cómo los estudiantes extranjeros aprenden gastronomía regional.

El desastre nuclear de Fukushima se debió a que el cruce de intereses entre el gobierno y la empresa propietaria impidió adoptar los estándares mundiales de seguridad. Y el desastre, incluso podría haberse producido aunque no hubiera existido el tsunami. Es lo que sostiene el dictamen de una comisión de 10 expertos.

La investigación sobre el accidente de la central nuclear de Fukushima, encargada por el parlamento de Japón, ha concluido y ya se conoce el dictamen de los expertos. La catástrofe se debió en gran parte a errores humanos, y podría haberse evitado. La responsabilidad se hace recaer tanto en las autoridades como en los reguladores y en la propietaria de la central, TEPCO, "por no haber hecho, antes y después del accidente, lo suficiente para proteger a las personas".

Javier Díes, catedrático de Ingeniería Nuclear de la Universidad Politécnica de Cataluña.

Estamos ante una catástrofe natural de dimensiones enormes con 25.000 muertos y 218 mil millones de euros de pérdidas. En medio de esta catástrofe se produjo el accidente nuclear que no ha provocado ninguna víctima ni se prevé ninguna. "Se trabajó en situaciones muy duras". Japón paró los 54 reactores que tiene para hacerles una revisión en profundidad.

Japón depende excesivamente de la energía que viene del exterior lo cual resulta muy dependiente y caro así que se ve obligado a retomar la energía nuclear. "Considera que no es casual que salga este informe justo cuando vuelven a escucharse opiniones en contra de esta energía" (05/07/12).

Un panel de expertos aseguró hoy que el accidente en la central nuclear de Fukushima en marzo de 2011 podía haberse prevenido, y que la respuesta del Gobierno y la eléctrica TEPCO a la crisis estuvo llena de errores humanos. Pese a desencadenarse a causa del terremoto y tsunami de 2011, "el accidente en la planta nuclear de Fukushima Daiichi no se puede contemplar como un desastre natural. Fue un desastre hecho por el hombre que podría haberse previsto y prevenido", señala la introducción del informe.