arriba Ir arriba

Su ligereza y tamaño (400 gramos) así como su precio asequible convirtió a la Leica en una cámara de fotos que no sólo revolucionó el mundo de la fotografía profesional, sino que democratizó y llevó este arte a todo el mundo, como lo ha hecho el teléfono móvil con el que retratamos nuestro día a día. A través de 400 fotografías tomadas por mitos como Cartier-Bresson, F.C. Gundlach, Fred Herzog, Elisabeth Hase o Robert Capa, la exposición "Con los ojos bien abiertos. Cien años de fotografía Leica" que acoge desde mañana y hasta el 10 de septiembre la Fundación Telefónica de Madrid muestra ese cambio de paradigma que supuso el pasar de pesadas y grandes cámaras a la pequeña Leica.