Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Tributo a Antonio Fraguas, Forges, fallecido este jueves a los 76 años. Forges fue el inventor de un lenguaje nuevo, arquitecto del costumbrismo español y notario con sus viñetas de la transición a la democracia. Sus dibujos, su filosofía de palabras y 'palabros' ilustran en la enciclopedia del humor 50 años de la historia reciente de España.

El dibujante Antonio Fraguas ha muerto a los 76 años de edad. Repasamos su larga carrera profesional, sus personajes inolvidables, su retrato de la sociedad a través del humor. Recibió numerosos premios nacionales e internacionales y acuñó palabras que todos luego hemos utilizado como bocata o muslamen.

También adelantamos novedades que se van a presentar la próxima semana en el Congreso Mundial de Móviles de Barcelona. Dos apps españolas, una centrada en la seguridad, para prevenir ataques en nuestro móvil en el sistema Android desarrollada por Gonet FPI. Y otra que es una propuesta de comunicaciones en la nube y que presenta VOZ Telecom.

También explicamos cual será la misión civil y militar del satélite español PAZ, cuya puesta en órbita está prevista para hoy.

El humorista gráfico, Julio Rey, de Gallego & Rey, afirma en Las mañanas de RNE que Forges siempre va a estar presente, su legado va a ir creciendo. "En el siglo XX éste país hablaba como las viñetas de Forges, a día de hoy utilizamos muchas de sus palabras". Explica que inventó una forma de expresión y con optimismo. Recuerda que cuando empezó en Diario 16 a la primera persona que se encontró fue a él quien además le apadrinó. 

"Cuando conocías a Forges, te dabas cuenta de todo el universo que no trasmitía en la viñetas. La persona era de una dimensión tremenda". Así ha definido Jose Manuel Puebla a su compañero de profesión. "Era un humorista multidisciplinar. Desde que se levantaba hasta que se acostaba, lo manifestaba con el habla, cuando dibujaba, en la charla con amigos...". El viñetista de ABC también ha asegurado que los dibujos de Antonio Fraguas Forges eran únicos y fantásticos. "Él hizo un copyright, no se le podía copiar. Era el gran Picasso del humor".

La directora y presentadora de No es un día cualquiera ha destacado en Las mañanas de RNE que por encima de todo Antonio era una buena persona. "Como profesional ya sabe todo el mundo como era, pero como persona era mucho mejor todavía", ha asegurado Pepa Fernández. "Lo mejor de Forges era Antonio y lo mejor de Forges no estaba en las viñetas, y fijaos si eran buenas sus viñetas".  La periodista ha confesado que admiraba a Forges desde que era adolescente. "Cuando le entrevisté por primera vez pensé que era como subir al Everest y cuando me dijo que sí a colaborar en mi programa fue uno de los días más felices de mi vida, y desde entonces hemos recorrido este camino juntos". Hasta que, "la voz le delataba" y al final de la temporada pasada pidió participar en el programa solo en momentos esporádicos "pero él resistió ante el micro y ante la vida con una dignidad extraordinaria".

Última colaboración de Antonio Fraguas, Forges, en No es un día cualquiera. La sección se llamaba "Distintos collares" y el dibujante compartía protagonismo con el también humorista Juan Carlos Ortega. La última vez que se pudo escuchar fue el 16 de julio de 2017. En aquella ocasión, entre las varias subsecciones que contenía ("El mejor chitón", "La frase intraducible" o "El forgendro palabril"), destacó "El tarareo obsesivo", dedicada a "El final del verano", del Dúo Dinámico.

Segunda colaboración de Antonio Fraguas, Forges, en No es un día cualquiera. La sección tenía por nombre "Biblioteca espacial" y se escuchó por primera vez el 14 de septiembre de 2003. El objetivo era escribir el primer libro para una hipotética biblioteca pública en la Estación Espacial Internacional, una obra que fuera síntesis del pensamiento de los seres humanos en el siglo XXI. Para elaborarlo se contaba con la ayuda de los oyentes, que enviaban las frases que más habían marcado su vida hasta el momento.