Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

España se mantiene a la cabeza de la zona euro, aunque no se escapa del recorte de las previsiones de crecidiento del Fondo Monetario Internacional (FMI). Con una rebaja global del 3,3%, la cifra más baja de la última década, que principalmente se debe a la tensión comercial entre EEUU y China. En este contexto, España cae una décima y el FMI prevé que crezca un 2,1% este año. La zona euro crecerá un 1, 3%.

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, ha afirmado este martes que la economía mundial ha continuado perdiendo "ímpetu" en el primer trimestre del año, con lo que se reducirán las perspectivas globales por debajo del 3,5% estimado para este año. Lagarde ha advertido de que la recuperación del crecimiento este año es "precario" debido a la guerra comercial y a la incertidumbre con respecto al Brexit. "En enero, el FMI proyectó un crecimiento mundial para 2019 y 2020 de alrededor del 3,5%, más bajo del que hemos visto en los últimos tiempos (...) Desde entonces, el crecimiento ha seguido perdiendo ímpetu", ha explicado Lagarde en un discurso en la Cámara de Comercio de EE.UU.

El Fondo Monetario Internacional ha rebajado una décima su previsión de crecimiento para España este año y la sitúa en el 2,7%. Para 2019 la mantiene en el 2,2%. Está en línea con la previsión de desaceleración en la zona euro, que calcula crecerá dos décimas menos, un 2% este año. La economía mundial se resiente según el Fondo Monetario y también rebaja en dós décimas sus previsiones hasta el 3,7%. Ente los motivos señala la guerra comercial entre Estados Unidos y China y la la ralentización en los países emergentes.